¿Cómo hablar para que tus hijos te escuchen?



Y obedezcan

Siempre pasa. Hablas, hablas hasta que te quedas ronca y tus hijos ni se enteran. Si tienes suerte te miran, pero igual siguen haciendo lo suyo. Es como si estuvieras hablando con la pared. No es fácil lograr una buena comunicación con nuestros pequeños y es menos fácil aún, lograr que nos obedezcan. Por eso y para evitar el desgaste innecesario de nuestra gargantita además de lograr una mejor comunicación con nuestros hijos, he decidido investigar cuáles son las mejores técnicas y tips para lograr una buena comunicación con ellos. 

Según los expertos, los niños no nos escuchan porque NO nos dirigimos a ellos de la mejor forma. ¿Cuál es la mejor forma? Ponernos a su altura y establecer contacto visual, es decir, agacharnos y mirarlos a los ojos. También recomiendan evitar las distracciones en el momento de empezar la comunicación. Por ejemplo, si están con el Ipad prendido o el juguete en el piso y abierto, nos harán menos caso. Por ello la recomendación es hablar con ellos sin distractores y a su nivel.

Pero, claro es mucho más fácil decirlo que hacerlo. Sobre todo, cuando nuestras ocupaciones y preocupaciones del día a día nos apuran y queremos que nos oigan, nos escuchen, nos sientan y … nos obedezcan rápidamente.

Para lograr esto sin morir ni sufrir (mucho) en el intento les dejo los mejores tips y consejos que he podido recopilar de los expertos.
  1. No te quedes dictando órdenes e instrucciones sentada desde la comodidad de tu sofá (silla, sillón o cama). Sí, ya sé que es lo más fácil y todas lo hacemos. Pero, si realmente quieres que te presten atención y obedezcan, es necesario que te detengas, te pares y conectes con tus hijos al hablar.  
  2. Enséñales cómo deben hacer lo que les estás pidiendo. Por ejemplo, si quieres que te ayuden a recoger los servicios no digas simplemente: recoge los servicios, sino coge tú alguno y enséñale cómo es que debe hacerlo. Mientras lo haces, le explicas cómo hacerlo. Luego de varias repeticiones, estarán listos para hacerlos sólo con tu orden.
  3. Otro consejo que dan los expertos es que al hablar con niños es mejor utilizar pocas palabras en el momento de dar una orden. Mientras menos palabras y más directo el mensaje, mejor.
  4. De igual manera, los expertos recomiendan ser muy directos en el momento de dar los mensajes a los niños. Por ejemplo, si queremos salir a la calle es mejor decirles: ponte los zapatos, luego péinate y finalmente, ponte la casaca que decirles, alístate que nos vamos a la calle. Si decimos algo muy genérico, es más probable que los niños se distraigan en el camino.
  5. Finalmente, el quinto y último consejo es involucrar a los niños con los quehaceres de la vida cotidiana, incluso aquellos en los que realmente no podrá ayudar. Por ejemplo, si estamos lavando ropa decirle: acompáñame a lavar la ropa, y describirle lo que estamos haciendo. A medida que van creciendo se les puede ir dando responsabilidades como poner la mesa y similares. Esto, aunque no lo crean, los ayuda bastante en su confianza en sí mismos y autoestima pues, se sienten útiles, valorados e integrados. 




Finalmente, mientras más apliquemos estos consejos nuestra comunicación en general va a ir mejorando. Además, como podemos ver, muchas veces no es tanto que nuestros hijos no nos escuchen, si no que no nos estamos dirigiendo a ellos de la manera correcta. Estos tips y técnicas nos van a ayudar no sólo a mejorar nuestra comunicación si no también, nuestra relación con ellos pues, finalmente todas las relaciones sólidas y duraderas tienen como base una buena comunicación.