Te ayudo a acompañar




Me escriben muchas personas pidiéndome consejos de que hacer, que no hacer, que decir que no decirle a una persona en duelo. Cómo acompaño a una persona que ha perdido un ser querido?

No es fácil acompañar a una persona que ha perdido a alguien muy amado. No es fácil porque no sabemos si lo que para nosotros puede ser un consuelo, para ella/él no lo es, no sabemos si esa frase que para nosotros puede sonar hermosa, para ella/él es un cuchillo que se lo clavas en el alma, no sabemos si quiere ser abrazada/o o no, si quiere compañía o prefiere estar sola/o, si necesita hablar o solo escuchar.

No es fácil porque no todos somos iguales, cada uno de nosotros es un mundo y cada uno de nosotros va a vivir su duelo de manera única y personal.

Son 6 años que vengo acompañando a padres y familiares en duelo. He escuchado muchísimas historias y creo que puedo tener una idea (recopilando lo que todos estos padres han contado que les ha ayudado y que no y también basándome en mi propia experiencia) en que puede ayudar y que no a una persona en duelo.

Acá les comparto algunas cosas que les pueden ayudar si están acompañando a una persona que ha perdido un ser querido: (Ojo! Esto no es una regla general ya que no la hay y lo que voy a compartir puede no aplicar para todas las personas)

Que No hacer:
  • No le digas que sea fuerte.
  • No le digas que ahora tiene un ángel en el cielo que la/lo va a cuidar.
  • No le digas que piense en sus otros hijos (si los tiene).
  • No le digas que aun es joven, que puede tener más hijos (un hijo jamas será reemplazado por nada ni por nadie).
  • No le digas que ahora su ser querido esta en un mejor lugar, que ya no esta sufriendo.
  • No le digas que Dios sabe lo que hace.
  • No le digas que Dios le da sus peores batallas a sus soldados más fuertes.
  • No le digas: Si a mi me pasa yo me muero, que fuerte eres.
  • No le digas: Te entiendo (porque nunca lo harás)
  • No le digas que no llore porque no lo deja descansar.
  • No le digas que ya pasó mucho tiempo, que ya es tiempo de dejar de llorar.
  • No le ofrezcas medicación ni para dormir, ni para que se relaje, La medicación siempre tiene que ser administrada por un medico.
  • No la/lo obligues a comer. Eso si ofrecele agua.
  • No la/lo juzgues por sus reacciones, no hables de ella/el a sus espaldas.
  • No compares su pérdida con alguna que hayas tenido tú.
  • No la/lo mires con lástima. Duele mucho cuando vemos que nos miran así.
Que Sí hacer:
  • Abrázala/o en silencio.
  • Le puedes decir: No puedo imaginar lo que estas sintiendo (porque es la verdad, no puedes siquiera imaginar).
  • Déjala/o llorar todo lo que necesite.
  • Háblale de su ser querido, menciona su nombre y cuando ella hable de él/ella escúchala/o con atención y no interrumpas.
  • Dale espacio, respeta su privacidad, sus momentos de soledad.
  • En las fechas especiales como su cumpleaños, el cumpleaños de la persona que partió, día de la madre, del padre, navidad...escríbele un mensajito diciéndole que estás pensando en ella/él.
  • Ofrécele ayudarla/o con alguna tarea doméstica. 
  • Déjala/o cuestionar su Fe, no la/lo obligues a ir a misa si no quiere. Ella/El poco a poco irá encontrando su camino.
  • Hazte presente pero sin invadir. Que sepa que puede contar contigo cuando lo necesite.
  • Tenle paciencia.
  • A mí lo que más me ayudaba eran los abrazos, pero esos abrazos que salen del alma y llegan al alma, esos abrazos en silencio, esos abrazos que hablan más que mil palabras. No tengas miedo de abrazarnos y si nos quebramos, déjanos llorar.
La muerte de un ser querido y más si es de un hijo nos cambia, nos cambia mucho, tómate un tiempo para conocernos nuevamente. Si, hemos cambiado pero nuestra esencia sigue siendo la misma.

Deseo de corazón este post te haya ayudado para poder acompañar de la mejor manera a esa persona que tanto te necesita en estos momentos.

Con mucho amor y respeto,

Uchi