¿Es posible salir a comer a la calle con niños pequeños?



Con Mapi hemos salido a comer desde que era chiquita. Obviamente, con el paso del tiempo nos
hemos tenido que poner más creativos para poder disfrutar los 3 comer fuera de casa.

Sergio y yo disfrutamos salir a comer y al ser papás eso no ha cambiado, solo tenemos una
compañerita más. Salir a comer fuera de casa puede ser una tortura, ha puesto a prueba nuestra
paciencia pero sobre todo nos están volviendo más creativos ya que seguimos probando
actividades que puedan lograr que pasemos un buen rato en familia. Ahora les cuento a todo lo
que hemos recurrido alguna vez y nuestras recomendaciones si quieren salir a comer fuera de casa
con los chicos.

1. Escogemos restaurantes “kid friendly”, todos queremos pasar un buen rato y eso incluye a las
demás personas del restaurante. Somos sinceros y reconocemos que Mapi es una niña inquieta y
le gusta caminar y explorar así que vamos a restaurantes donde los niños son bienvenidos y si
tienen menú para niños mucho mejor.
2. Llevamos juguetes, pero pequeños y que no sean ruidosos. Los stickers, cuadernos, crayolas,
plastilina, carritos y pelotitas siempre están en la mochila o cartera de Mapi.
3. Vamos a sitios donde sabemos que va a haber algo que sabemos que a Mapi le gusta comer
(nunca hay pierde con las pastas!). Ojo que en varias ocasiones también hemos llevado la comida
de la gordi y siempre de manera muy amable nos ayudan a calentarla en el restaurante.
4. Pedimos primero su comida para que llegue también antes y no espere tanto. En el caso que
llevemos su comida pedimos nos ayuden calentándola casi casi tan pronto llegamos.
5. Si Mapi se cansa de estar sentada nos turnamos para ir paseando por el restaurante o sacamos
los juguetes que trajimos.
6. El último recurso es el celular. Se que no es lo ideal pero imposible negar que nos salva en
algunas situaciones.

Estoy segura que tienen mil historias para compartir y tips así que anímense a compartirlas!