¿Cómo enseñarle a nuestra hija a tener una autoestima saludable?


Queridas mamis ¿Se han dado cuenta de la tremenda presión que siempre hemos tenido las mujeres, y últimamente también están teniendo los varones, en el campo de la belleza? Esta vez sólo vamos a hablar de mamás e hijas por los estudios a los que vamos a hacer referencia, pero el contenido del artículo se puede aplicar si tienes hijas o hijos.


Tanto a niñas, adolescentes o adultas, la publicidad nos bombardea con poses de belleza. No lo neguemos, siempre ha sido importante tener lo que está de moda, la ropa, zapatos y ahora se suman el celular, la Tablet e incluso los juguetes.

LAS ENCUESTAS

En una encuesta, se les preguntó a 11,500 niñas y 2400 mamás acerca de su imagen personal y su apariencia.

·         44% de mamás no están contentas cuando se miran a un espejo de cuerpo entero
·         40% de mamás no piensan que son bonitas.
·         55% de mamás se quejan acerca de cómo se ven, a menudo frente a su hija.

DATO IMPORTANTE

La forma en que las mamás hablan acerca de su propia apariencia puede afectar la imagen que su hija tiene de sí misma.
________________________________________________________________
·         58% de las niñas se preocupan sobre su peso.
·         Solo 41% de las niñas dicen que son bonitas.
·         53% de las niñas piensan sobre sus looks “casi todo el tiempo” o “muchas veces al día”
·         Al 52% de mamás y al 50% de niñas no le agrada como lucen en los selfies.

QUÉ HACER PARA TENER UNA AUTOESTIMA SALUDABLE

Para que no se generen consecuencias emocionales negativas como ansiedad, trastornos alimentarios, baja autoestima o depresión es aconsejable tener en cuenta:
1. Conversar sobre la presión que existe de ser bonita y delgada.
2. Tratarse bien a sí misma comiendo alimentos sanos, haciendo actividades al aire libre o algún deporte, y siendo amable contigo misma.
3. Enfocarse en quién eres y todo lo que puedes llegar a ser.

¡Buenas noticias!
74% de las niñas elegirían ser realmente buenas en algo, en lugar de ser bonita y delgada.

De  hecho si cultivamos ser buenas personas y querernos a nosotros mismos, seremos bellos de niños, de adultos e incluso en nuestra vejez, porque la belleza interior no se pierde con la edad, al contrario, mejora con el tiempo.