EL ENTRENAMIENTO SILENCIOSO



Todos queremos superarnos y bajar nuestra marca cueste lo que cueste.  Mucha gente cree que, corriendo más kilómetros, haciendo más trabajos de velocidad, pasando horas en el gimnasio, y exigiéndose al límite lo van a lograr.  Cada persona es diferente, y si duda todo eso nos va a ayudar a correr mejor, pero hay otro tipo de entrenamiento que considero igual o más importante: El Entrenamiento Silencioso.  Aunque es difícil de medir, y a veces de entender, este entrenamiento te ayudará a ser más fuerte, correr más rápido y llegar a tus competencias en un óptimo estado.

No había escuchado hablar mucho de esto hasta que leí el libro “Correr de otro modo” de Antonio Serrano, atleta olímpico español de 2:09:13 en maratón, y ahora entrenador de élite española.  Sin saberlo siempre he aplicado el “Entrenamiento silencioso” a mi vida.  Este entrenamiento consiste en todo lo que podemos hacer para correr mejor sin correr.  Suena contradictorio lo sé, ¡Pero es verdad! Tu cuerpo y mente van a funcionar al 100% si le dedicas igual de tiempo y constancia a tu alimentación, recuperación y preparación sicológica, que el tiempo que le dedicas a entrenar.  Esas repeticiones extra o esos kilómetros adicionales que corres sin que estén en tu plan, solo harán que poco a poco tu cuerpo se agote y pueda llegar a un estado de sobre entrenamiento.  Un tema que por sí solo merece un artículo completo ya que es el culpable de muchas competencias frustradas de incontables corredores.

Hoy en día está de moda publicar en las redes sociales acerca de nuestros entrenamientos, siempre hablamos de cuánto corrimos o entrenamos en un día, nadie pone fotos de su día OFF o comentan lo bien que se están recuperando del entrenamiento del día anterior.  ¿Te has puesto a pensar lo importante que es tu día de descanso?  Si no lo has hecho, te recomiendo que lo hagas cuanto antes.

Considero que hay 6 puntos importante que todos debemos tener presentes, y espero que después de leer este artículo los apliquen todos los días:
  • Alimentación: No solo es importante lo que comemos durante y después del entrenamiento. El combustible que le das a tu cuerpo durante todo el día es ¡Clave para el éxito!
  • Descanso: A mayor nivel de exigencia, mayor la necesidad de descanso. El mejor entrenamiento de calidad es el que puedes asimilar al 100%, para esto necesitas estar bien descansado.  A veces es difícil poder dormir 7-8 horas diarias, pero es muy necesario.  Este es mi punto débil, me cuesta dormir más de 6 horas.
  • Fortalecimiento y elasticidad: Estiramientos, ejercicios técnicos y de fuerza para mejorar tu carrera, todo esto importantísimo y necesario. En mi caso, trato de hacer fortalecimientos dos veces por semana durante 30 minutos.
  • Planificación: Tener una guía o entrenador y un plan de entrenamiento ordenado va a ayudarte a seguir una rutina y lograr tus objetivos. Cumple tu plan y tu kilometraje semanal, ¿Realmente vale la pena que te lesiones por correr eso 5-6 kilómetros extras?  No creo…
  • Cuidado de tu cuerpo: Masajes de drenaje una vez por semana y hielo si hay algún dolor o siempre después de un entrenamiento fuerte.
  • Preparación Mental: El cuerpo no logra lo que la mente no quiere. Entrena tu mente y visualiza tu carrera y entrenamientos.
Pon todo esto en práctica y verás que, en poco tiempo, tu nivel de energía aumentará y tus resultados serán excelentes. ¡A correr!