MUFFINS DE PLÁTANO CON AVENA Y NUTELLA




El calor no se va, pero nuestros hijos ya marcharon al colegio, empezando ya un nuevo año escolar. Y con ello regresa nuestra eterna pesadilla, qué les ponemos en la lonchera.

Bueno pues, aquí les doy una idea, ¿qué tal estos Muffins de Plátano con Avena y Nutella®?
Cuando mis hijos eran pequeños el tema de la lonchera era complicado, porque entre lo que les gustaba y no les gustaba y lo que realmente necesitaban llevar, a veces había una brecha muy grande, así que había que buscar cosas que cumplan con ambas cosas.

Otro tema era el aguante de la comida. Por ejemplo, a Andrés le encantaba llevar queso, pero por más que llevase una lonchera que mantuviera el frío, si ese día salía el sol, corría el riesgo a que se malogre o terminaba comiendo fondue.

Ahora bien, la ventaja que siempre he tenido es que en el colegio de mis hijos les dan almuerzo, lo que me facilita la cosa porque en verdad la lonchera es más que nada para un snack para el recreo. En mi lista para la lonchera siempre estuvo la fruta, yogurt, quequito, huevitos de codorniz, queso, galletas integrales y cereal. Y claro, abundante agua.

Lo curioso es que ahora que están grandes la cosa es más fácil porque son felices con poco. Quién diría, porque uno piensa que más grandes, más hambre y por lo tanto, más comida. Pero no es así, al menos no con mis hijos.

Creo que llega un punto en el que a la hora del recreo ya no se sientan a comer la lonchera, debe ser que les quita tiempo, y por lo tanto prefieren jugar un partidito de fútbol, o sentarse a conversar con las amigas. Así que en el primer caso solo agua y en el segundo, además de agua, algo que puedan ir picando mientras van conversando.

Así pues, con mis hijos, la idea de llevar quequito o muffins en la lonchera es cosa del pasado, de hecho Andrés ya no lleva lonchera, solo su tomatodo. Así que ¿a dónde se van los quequitos y muffins que se hacen en la casa? Pues a las oficinas, a la de mi esposo y a la mía. 

Pero si ustedes tienen hijos chicos, o hijos que sí quieren llevar lonchera, estos muffins son estupendos, porque tienen buen contenido de potasio, mucha fibra, están endulzados con panela y bueno, tienen un pequeño toque de Nutella® para hacerlos más atractivos a los chicos. Y si se les complica comprar Nutella®, pues la pueden hacer en casa.

Vamos con la receta.
MUFFINS DE PLÁTANO CON AVENA Y NUTELLA

Ingredientes:
1 taza de harina sin preparar
1 taza de harina integral
2 cucharaditas de polvo de hornear
1 cucharadita de bicarbonato
½ cucharadita de sal
1 taza de avena
½ taza de panela (o azúcar rubia)
1 huevo
½ taza de leche (puede ser leche vegetal)
¼ taza de aceite de coco (o cualquier aceite vegetal de sabor neutro)
1 cucharadita de vainilla
1 taza de puré de plátano (aprox. 2 plátanos maduros)
¼ taza de Nutella®

Preparación:
Precalentar el horno en 375°F/190°C.
Engrasar 12 moldes para muffins o ponerles pirotines para horno.
En un tazón, cernir las dos harinas junto con el polvo de hornear, bicarbonato y sal.
Agregar la avena y la panela y mezclar. Reservar.
En un tazón grande, con ayuda del batidor de mano, batir el huevo junto con la leche, aceite y vainilla, hasta que se consiga una mezcla uniforme.
Agregar el puré de plátano y mezclar.
Agregar los ingredientes secos y con ayuda de una espátula, mezclar solo hasta integrar.
Repartir la masa en los moldes de muffins, poner una cucharadita de Nutella® sobre ellos y con ayuda de un cuchillo remover para conseguir un marmoleado.
Hornear por 17 a 20 minutos, hasta que al insertar un probador, este salga limpio.
Retirar del horno, dejar entibiar unos minutos y luego pasarlos a una rejilla para que enfríen totalmente.

Notas:
       1. Si quieren, pueden no utilizar Nutella®. En ese caso, pueden espolvorear un poquito de panela sobre los muffins antes de meterlos al horno.
      2. Es recomendable que los plátanos estén bien maduros, eso le dará más sabor a los muffins, además que contribuye con el dulzor natural.
      3. Pueden ponerle frutos secos, en este caso los ponen junto con los ingredientes secos.