COMO SER MAMÁ UNIVERSITARIA Y NO MORIR EN EL INTENTO




Recuerdo que cuando me entere que estaba embarazada pasaron muchas cosas por mi cabeza, desde lo que diría la gente de mi, hasta si se me caerían los senos por la lactancia, y pues sí, se cayeron, #AdiosCocoteraStyle.

Pensé muchas cosas, cosas que cambiarían radicalmente mi mundo, entre ellas: Mi carrera.

Para volver a estudiar evalúe muchísimo la situación, primero por un tema de presupuesto y segundo, por un tema de tiempos. Preguntas como: “¿Quien cuidará a mis hijas?”, “¿Encontraré un horario adecuado a mi vida de mamá?” “¿Con la de quién $$?” surgieron en mi cabeza.

Así que si estas pensando en volver a estudiar, lee atentamente.

1. TENERLA CLARA

Puede sonar tonto, pero lo primero es MANDARTE, decidirte definitivamente a que lo vas a hacer. Que todavía no sabes como, ni donde, pero que lo harás y que nadie puede detenerte. Que va a ser difícil, obviooo, pero que si te caes, te levantas y así repetitivamente las veces que sea necesario.

2. BUSCAR APOYO

No hay de otra, buscar apoyo es necesario para llevar acabo nuestros proyectos, si crees que estas bajando la cabeza o que buscar la ayuda de alguien desmerecerá tu labor como madre, estás equivocada. No es malo pedir ayuda cuando la necesitas, es de sabios saber cuales son nuestras limitaciones. En mi caso, le comente a mi madre que estaba decidida a terminar con la carrera lo más pronto posible y que necesitaba nuevamente su apoyo. Siempre hay alguien ahí que sabemos que nos dara la mano cuando la necesitemos, recurramos a ellos, y siempre seamos agradecidos.

3. SER REALISTAS

La mayoría de universidades e institutos tienen horarios de corridos, si dispones del tiempo chévere, si no es así recuerda que existen las carreras online, o si tienes experiencia laboral, las carreras para gente que trabaja que son solo de noche, en la mayoría de casos. Puedes ir empezando por eso y poco a poco, según creas conveniente ampliar tus perspectivas profesionales.

4. NO SENTIR CULPA

Si, también viene con el paquete porque habrán personas que no estarán de acuerdo con tu decisión, algunos dirán que estas descuidando a tu familia, pero no es así, al contrario, todo es en pro de la familia. Así que obvia esos comentarios y aleja la mala vibra.

5. CADA COSA EN SU LUGAR

Cuando estés con tu peque, disfruta todo lo que puedas, abrazalo, diviértete y ámalo. Cuando estés estudiando, ESTUDIA, enfócate y no pierdas el horizonte del porqué estás ahí, ponle punche y muchas ganas.
  
Ser mamá no es un impedimento para seguir estudiando, es cuestión de decisión. ¡Animos Pollita!