¿Qué hacer cuando le pegan a tu hijo en el colegio?



El año pasado mi hijo venía del colegio diciendo que un niño, X, de su clase le pegaba. Al inicio no le dimos mucha importancia, creímos que sería una pelea de niños. Pero la segunda o la tercera vez que lo dijo ya nos preocupamos. Hablé con su profesora y me dijo que ella no había visto que el niño X le pegara a mi hijo. Que quizá había sido algún juego, una simple pelea, etc. No quise hacer más problemas y solo me quedé atenta a las siguientes ocasiones en que mi hijo me viniera con la misma historia. Incluso les dije a las monitoras del comedor que, por favor, tuvieran en cuenta esto y me informaran si veían algo raro. Sabía que X era un niño muy movido y algunos padres ya empezaban a hablar de él, con solo tres años era " famoso" por sus "travesuras".

Bueno, como mi hijo ya no decía nada sobre X me quedé más tranquila, pero siempre con ojo avizor. Llegaron las vacaciones y X coincidió con mi hijo en la escuelita de verano. También le comenté a las profesoras que si veían algún problema me avisaran. Nada alarmante pasó, eso sí cada mañana que dejaba a Andrés en la escuelita veía como X iba dando manotazos a sus compañeros, les tiraba del pelo a las niñas, los molestaba, etc. Incluso, en la fiesta de final del curso del colegio, vi eso mismo, que el niño X era "movidito". Pero lo que más me chocó es que lo hacía en la cara de sus padres y éstos no hacían nada, no lo corregían. 

Ahora que ya hemos empezado el colegio, esta es la segunda semana del segundo año de infantil, algunas mamás con las que he cogido confianza me han contado varias historias de sus hijos con el niño X. Historias negativas, obviamente. Niños que no quieren estar al lado de este "pequeño terremoto desbocado" porque ya están cansados de su pequeña matonería. Algunas mamás han optado por hablar con la profesora y pedirle que no pongan a sus hijos en el mismo grupo de X (los niños están divididos por colores  y sentados en mesas de siete y van rotando por todos los grupos para relacionarse entre todos). Otros padres les han dicho a sus hijos que si les pegan, que se defiendan y también respondan con las manos. Otros, están planteando hablar de este tema en la próxima reunión a la que nos ha llamado la tutora. En mi casa, nosotros no somos de responder pegando. Lo único que le decimos a nuestro hijo es que cada vez que alguien le moleste o le pegue se lo diga a su profesora o a los monitores que estén cerca. Aunque, sinceramente, hay veces que me dan ganas de decirle que se defienda. Pero creo que ese no es el camino.

No sé cuál es la historia detrás del comportamiento de ese niño. No sé cuáles son sus circunstancias familiares, si es feliz en su casa o si ve muchos dibujos violentos e imita esos comportamientos en el colegio. No sé nada, pero la verdad es que mi intriga, me da pena, y a la vez me molesta porque mi hijo alguna vez ha venido triste y eso me molesta. No quiero que mi peque sufra bullying, no quiero que ir al colegio para él sea un agobio debido a esto. Gracias a Dios parece que este año, por ahora, no ha molestado a mi hijo, espero que siga así. Si no.... Ya veremos qué medidas tomaremos.

¿Y ustedes, han pasado por alguna situación similar? ¿Qué han hecho? 

Cindy Luque
https://consentidodemama.wordpress.com/
Soy esposa, bimadre que trata de conciliar su labor de mamá con su trabajo como corresponsal en España. Viajera empedernida. Con muchas ganas de compartir mis experiencias a la hora de conciliar estas dos facetas de mi vida y de contar las nuevas costumbres y tradiciones que aprendo en este país que me ha acogido con cariño.