¿Cómo hago para viajar con niños pequeños? Ideas de cómo entretenerlos


Hace poco nos lanzamos a la aventura de viajar con nuestras dos niñas de 4 y casi 2 a un viaje en avión de 8 horas y eso sin incluir las horas que paramos en el aeropuerto que sumarían 12 horas. 

Para este viaje, yo decidí hacer un auto reto porque quería demostrarme a mí misma que se puede viajar con los niños sin necesitar de la tecnología en todo momento. ¿los resultados? ¡lo logramos!  Pude viajar con ellas y no necesitamos más de 1 hora de películas y eso fue porque nuestro primer vuelo tenía las pantallas con series y películas ilimitadas.

Y luego de un triunfo inesperado, hoy les quiero compartir lo que hice para mantener a 2 pequeñas terremotos entretenidas en un viaje hacia el otro lado del hemisferio. 

1.    Canta los "hits" de Disney del momento: Eso sí, primero asegúrate que tus vecinos sean buena gente, porque si es así van a disfrutar ver a niños pequeñitos cantando con el corazón sus favoritas de la Tele.

 2. Stickers: Esconde una bolsa en tu cartera o maleta de mano un libro de stickers. Jueguen a llenarse la cara y los brazos de stickers (pero no vayan a dejar stickers pegados en la ventana del avión), es muy divertido, hasta puedes hacerte la "manicure" con stickers. ¡Es un vacilón!

  3. Snacks: Yo cargo con galletitas, pop corn en bolsita, juguitos de fruta, barras de cereal y hasta chupetines. Los vamos comiendo despacio, compartimos entre nosotras, jugamos a quien come más lento y de paso matamos un poquito de hambre en un vuelo tan largo.

 4. Dibujemos: En mi bolsa mágica de stickers, también cargo libros para colorear y crayolas. Primero les he dejado que pinten solas lo que se les antoje, pero ésta es una actividad que si no es dirigida puede terminar rapidito. Por eso, hacemos que usen su imaginación para dibujar y puedes usar preguntas ¿Qué formas ves en las nubes? ¿Puedes dibujar el avión y a sus pasajeros? ¿Qué te gustó el aeropuerto? eso hará que ellos comiencen a recordar y a prestar atención a detalles que toman tiempo poner en un papel

5. Habla con ellos: Una niña de 4 años ya tiene mucho que decir. Yo le he comenzado a contar a Naya las cosas que yo hacía de niña y los juegos que inventábamos con mis amigos y eso la ha motivado a contarme las cosas que hace en el colegio y los juegos con sus amigos. Me encantó éste tiempo con ella porque pude escuchar algunos de sus sentimientos como "Extraño mucho a papá" "me pone triste cuando me dejas en la escuela" y más. Este tiempo es valioso.

6. Enséñale juegos de manos: "Sen Sen Sen... debajo de un puente..." No saben lo mucho que nos reimos con Naya y Nicolette jugando y ¿saben qué? ellos están enseñando a su cerebro a coordinar con sus manos ¡y eso les entretiene! 

7. Inventa cuentos e historias: "¿te imaginas si tuviéramos alas?" eso fue el inicio de una conversación muy divertida con mi niña de 4 años. Volamos por todo el mundo, saltamos de nube en nube y visitamos a todas las personas que amamos. Nos reímos, nos pusimos tristes y pasamos mucho tiempo dejando volar nuestra imaginación.

8. Hagan un picnic o una cena de gala con la comida del avión: En vuelos internacionales, te toca una comida, a nosotros nos tocó comer la cena. Mis niñas "morían" de hambre y no veían la hora de que les traigan la cena. Pero como yo sabía que nos iba a tomar un tiempo antes de que reciban su comida, comenzamos a jugar a que estamos en un restaurant de lujo y que nos iban a tomar la orden. Cuando por fin tuvimos nuestras cenas, continuamos imaginándonos que estábamos comiendo la comida más rica del planeta y hasta hablábamos con acento Inglés de Inglaterra para hacerlo más divertido. 

9. Deja que se aburran: Un niño aburrido, siempre recurre a su imaginación para entretenerse. Muchas veces queremos llenar a nuestros hijos de actividades para que no se aburran pero a veces la mejor solución es dejar que se aburran. Luego los vas a escuchar cantando o hablando solos, eso es saludable porque nuestros niños están siendo niños. 

Este ha sido un vuelo largo y cansado. Ellas durmieron pero yo no, sin embargo sobrevivimos a nuestro reto de volar sin tecnologías. He podido comprobar que nuestros hijos pueden vivir sin ellas y nosotros somos su mejor fuerte de entretenimiento. Yo entiendo que a veces queremos recurrir a ella para poder descansar y no está mal siempre y cuando sea medido y no te desconecte de ellos. 


Besos y abrazos mis hermosxs.