Tolerancia en la maternidad



Hace unos días he sido testigo no de mala onda, no de un debate ni de un grupo de personas exponiendo su punto de vista, sino de discriminación. ¿Saben que es lo más triste de todo? Que eran mamás discriminando a otras mamás. Está demás dar los detalles de lo ocurrido pero lo que me dejó realmente triste es que estas acciones son las que estas personas enseñarán a sus hijos. 

¿De qué sirve si es que promueves algo con tanto ahínco si es que no le enseñas a tus hijos a ser tolerante? Nadie es perfecto y la maternidad no es un concurso. Entonces, ¿Por qué en vez de atacarnos unas a las otras no invertimos ese tiempo en compartir experiencias, escuchar y tener empatía con otras mujeres que como tú tienes sueños, dudas y miedos ya que cada decisión que toman desde que son mamás repercute directamente es sus hijos?

Yo quiero para mi hija un mundo donde halla amor y tolerancia. Que, si es que se encuentra frente a una situación en la que no está de acuerdo, sepa escuchar, respetar el punto de vista y que ella pueda decir libremente porque ella no está de acuerdo y que su opinión sea oída y respetada. Hay que tener claro que es muy diferente debatir a pelar. Quizás pienses que soy ilusa o que sueño con cosas nunca van a ocurrir, pero, ¿Si es que todos ponemos nuestro granito de arena? Estoy segura que tú quieres que tu hijo o hija sean el cambio para este mundo, que dejen huella. Créeme, que si es que no les enseñamos a ser tolerantes, respetuosos y que TODOS somos igual de valiosos no vamos a avanzar. Estoy segura que no es fácil romper viejos hábitos, pero hagamos el intento. Dedícate a leer sobre el otro lado de eso que tanto defiendes, escucha a personas con puntos de vista diferentes al tuyo, solo escucha sus motivos y no empieces a decirles por qué están mal y tú estás en lo correcto.


¡Dejemos de pelear entre nosotras! No hay mejor frase para resumir lo que he escrito que el slogan de esta hermosa comunidad, seamos unidas de corazón!