Tips que tod@s deben conocer sobre la lactancia materna



No soy madre. Todavía no he vivido la experiencia de llevar a un ser dentro de mí. Quizá el tiempo me lleve a pensar en la idea de tomar esa decisión con madurez y responsabilidad, como debería ser así, como muchas mujeres lo tendrían que hacer. 

En los últimos años se ha dado más cabida a los derechos de las mujeres peruanas que se convirtieron en madres. En situaciones tan cotidianas como la necesidad de incluir un lactario, algo impensado décadas atrás, y que hoy se ha convertido en un deber público que rige nuestra sociedad.

Claro, mucho se habla de los beneficios de dar de lactar a los pequeños desde que llegan al mundo. Pero, ¿qué tan importante es en realidad esta labor, basada en una conexión entre madre e hijo?

Revisando entre algunos pendientes utilitarios que tengo en mi bandeja de correo, hallé un material muy interesante que comparto con ustedes sobre los puntos básicos que toda persona - en aspecto general - debe saber sobre lo que implica la labor de la lactancia, que no solo se limita al beneficio del pequeño para su correcto desarrollo, sino que además tiene grandes y asombrosas ventajas para cuidar el bienestar de la propia madre.

Julia Sánchez Bermúdez, pediatra especialista en Lactancia Materna en SANNA Clínica El Golf, revela que esta rutina ayuda al fortalecimiento del bebé; pero también, protege a la madre de enfermedades mortales como el cáncer de ovario y de mama. Y como muchas que quizá han pasado por esta maravillosa experiencia, es un excelente método para generar una recuperación más rápida del útero luego del alumbramiento, disminuyendo las hemorragias que podrían surgir.

No hay que dejar atrás el tratamiento emocional que esta labor implica, pues la lactancia contribuye al fortalecimiento de una relación afectiva entre madre e hijo, generando en el pequeño el desarrollo de su autoestima.

Otro tip básico, aunque parezca un poco controversial, es que el bebé es el que decidirá cuánta leche materna quiere tomar. No se trata de exigir al niño a que se someta en un largo ritual. Para la especialista, no hay necesidad de medir el volumen de leche que la madre produce. Lo más importante es que cada vez que el bebé vaya a su control mensual, muestre un crecimiento adecuado y que los resultados sean óptimos, según su etapa.


De seguro, y es muy probable, algunas madres pensarán que yo, como mujer de casi 30 años que todavía no es mamá, no debería dar una recomendación tan cuidadosa como cuánto es el volumen ideal de leche para un pequeño. Quizá sea verdad. Pero hay que ver todas las posibilidades... Hay que seleccionar y velar por todas las opciones posibles para que los niños - sus niños - crezcan de una manera sana a nivel físico y emocional. Y claro, en un ambiente familiar con sólidos valores... pero eso ya es motivo de otro post.