Mi bebé se despierta de noche ¿y si le doy fórmula?



No falta el familiar o amigo bien intencionado, con todas las ganas de ponerle fin a tus noches en vela, que te recomienda darle un biberón de fórmula para que “aguante” y duerma más. ¿Quién no ha recibido este consejo?

No estoy en contra de darle fórmula a los bebés, entiendo que hay mamás que no pueden o no quieren dar de lactar y la fórmula es la mejor opción en éstas ocasiones.

Esto, más bien, va dirigido a todas aquellas que han probado darle fórmula a su bebé con la única esperanza de que duerma toda la noche. Todas ellas me darán la razón cuando les digo que esa no es la solución y a continuación les cuento por qué:

La leche materna ayuda a regular los ritmos biológicos de los bebés porque contiene melatonina, conocida como la hormona del sueño, y triptófano, un aminoácido que ayuda a regular los niveles de serotonina y el ciclo diario de vigilia-sueño.

Ambos “componentes” se encuentran en concentraciones que varían de acuerdo al momento del día.  Esto significa que si el bebé es alimentado con leche materna está ingiriendo diferentes cantidades de melatonina y triptófano según la hora de la toma y, por tanto, está recibiendo un plus de información referente al momento del día en el que se encuentra. Es en la noche cuando producimos más melatonina y, por ende, nuestro bebé también recibirá una dosis más alta, ayudándolo a que le dé sueño. ¿No es maravilloso?

Para las mamás que se extraen leche, es importante que tomen en cuenta éste hecho y apunten siempre el horario de cada extracción para darle al bebé esa leche más o menos a la misma hora del día.

Sumado a todo esto, también es importante considerar que la fórmula suele caer “más pesada” a un bebé alimentado con Lactancia Materna Exclusiva (LME) y podría hasta causarle incomodidad en su barriguita si se la damos en la noche antes de dormir. Es lo mismo que nos pasa a nosotros cuando comemos mucho o cenamos muy pesado, se nos dificulta conciliar el sueño.

Como verán, la lactancia materna es mas bien un aliado del sueño así que, a todas aquellas que estaban considerando la fórmula para lograr que su bebé duerma de corrido, no se desanimen y sigan a full con la lactancia, que no hay mejor alimento para nuestro bebé que ese.

Los despertares nocturnos no tienen que ver con el tipo de alimentación, en la mayoría de casos se debe a rutinas de sueño que no nos están funcionando y nos juegan en contra a mitad de la noche.

Camila Soto


*Camila Soto es Asesora de Sueño Infantil certificada como Gentle Sleep Coach®, su empresa Búhos Dormilones brinda servicios de asesoría a familias para establecer hábitos de sueño saludables en los más pequeños de la casa. Para logrado, utiliza métodos graduales y amigables pues está convencida que para enseñarle a un niño a dormir no es necesario dejarlo llorar, mas bien es importante para su seguridad y autoestima acompañarlo en el proceso.