Recomendaciones a la hora de comprar un carro familiar



Una de las cosas que me costó mucho con la llegada de Giulia, fue desprenderme de mi carro. Tenía un Fiat pequeño, básico, todo manual, mecánico, muy simple pero yo era feliz en él. Lo metía por todos lados y le sacaba la mugre al carro. Grace no lo quería mucho pero yo lo adoraba.

Sabía que ese carro no era seguro pues no tenía airbags, los cinturones de seguridad de atrás no eran muy seguros que digamos y tampoco tenía mucho espacio para adultos. Casi entraba yo solo pero que bien lo acomodaba para que entre mi bicicleta jajaja.

Hasta que entendí que debía venderlo por la comodidad y seguridad de mi hija y para sorpresa de todos, lo vendí en poco tiempo y empecé a buscar algo más adecuado a las necesidades de mi familia.
Si ustedes tienen la posibilidad de comprar un carro o están en medio de una decisión como esta, tengo algunas recomendaciones que quizá  les pueda servir:
  1. Manejar un presupuesto: actualmente hay mucha oferta en el mercado, carros de diferentes procedencias, muchas marcas, muchos precios y siempre nos sentimos seducidos por una marca en particular que quizá la podemos obtener “haciendo un esfuerzo” pero hay que ser realistas, pues recordemos que no sólo es el precio del vehículo sino hay otros gastos como el mantenimiento, combustible, impuestos si es nuevo, repuestos, etc.
  2. Que sea lo más espacioso posible y no me refiero al súper camionetón. Es más, hay muchas camionetas modernas, enormes, que el espacio interior es reducido, especialmente el de la maletera. En cambio, hay carros sedán que tienen muy bien distribuido su espacio interior, recordemos que llevaremos N cosas por los niños. Y los carros más grandes no necesariamente son los más seguros, es más, los carros más grandes tienen menos nota en pruebas de vuelco.
  3. Seguridad: que cuente con buen sistema de freno, mínimo ABS, cinturones rebatibles en todos los asientos, especialmente donde irá la silla del bebé o en todo caso el sistema ISOFIX que ya muchos carros modernos lo tienen de fábrica. Además de airbags.
  4. De fácil manejo. Por las calles veo personas pequeñas manejando carros enormes donde no tienen total campo de acción de lo que está pasando a su alrededor y pueden ocasionar un accidente.
  5. Accesibilidad: aunque no siempre se tome en cuenta o parezca irrelevante, prueben sentarse en el asiento trasero, si es fácil entrar, salir, entrar con cosas, con maletas por ejemplo. Y también no olviden revisar la capacidad de la maletera, eso es básico especialmente cuando tenemos hijos pequeños. Estos puntos pueden determinar la compra de uno u otro carro.
  6. Equipamiento: si pueden conectar pantallas, cargadores y demás para distraer a los niños sobretodo en viajes largos.

Seguro hay algunas cosas que para mí son más importantes que otras pero lo principal es saber que este es un carro familiar y darle ese uso. Hay que manejar responsablemente, sin infringir las reglas de tránsito pues recuerden que nuestros hijos nos están observando y están aprendiendo de nuestro ejemplo y es una vida que está bajo nuestra entera responsabilidad.


Y recuerden, si van a tomar bebidas alcohólicas, ¡tomen taxi!