El sexo... después de los hijos



La crianza de los hijos no es una misión nada fácil, los padres tenemos que atender demasiadas  responsabilidades al día, sin contar con las que tenemos en nuestro trabajo y vida personal. Y entre todo este nuevo mundo de flamantes padres, muchas parejas nos olvidamos que antes de ser padres fuimos amantes y que teníamos una relación. Y ¡que teníamos intimidad y sexo!

Nos olvidamos de compartir con nuestro compañero de esos momentos de intimidad, cariño y complicidad. Estamos tan enfrascadas en nuestro nuevo rol que descuidamos nuestro papel de esposas.

Por eso, y alentándonos nosotras mismas para tener una hermosa y saludable vida sexual, tuvimos una charla sobre sexualidad con Rebeca Podestá, psicóloga, sexóloga y madre en la Panuteca de Miraflores.

Con un delicioso champagne Zonin y degustando de un rico catering de Nana Hagashi, disfrutamos de una amena conversación, compartiendo nuestras historias, miedos y dudas.



Aquí nuestras bloggers nos comparten sus testimonios:

En mi caso la actividad sexual no disminuyó por los hijos, sí es verdad que el primer mes después de dar a luz estuvimos en abstinencia por parte de los dos, porque el cansancio era mutuo, pero luego todo pasó a la normalidad. Al principio me traumaba porque me sentía deforme, pero la verdad es que me sentía tan amada que luego no le di importancia, a tal punto que mientras daba de lactar, no me importaba tener sexo con mi sostén de maternidad y con los protectores, porque la leche se escapaba.  Por lo general la noche es nuestra aliada y en las mañana, cuando los chicos están despiertos, nos vamos al baño, el sexo en la ducha es bastante higiénico, ja, ja, ja. Otra cosa que solemos hacer es escaparnos los fines de semana, de viernes para sábado a un hotel bonito en la misma ciudad y algunas veces todo el fin de semana fuera de Lima. Lo importante es no apagar la llama de la pasión y el deseo mutuo. Nydia Aguilar – Mi vida en un dulce

Siempre me he llevado muy bien en este aspecto con mi esposo #sinodedondesalieronloscrios. Pero después de ser mamá, mis energías y ganas para la intimidad bajaron a -10. Una lechuga era más sexual que yo. Un plato tenía más ganas que yo. Y la cosa se complicó en la etapa de la lactancia #mispechoseransagrados. No fue fácil para mi esposo ni para mí. Pero creo que mi esposo se llevó la peor parte. Me olvidé de ser esposa, y sin mentirles prefería dormir. A todo esto el temor de quedar embarazada de nuevo me superaba. Luego nació Eli #quetemerosaresulte. Cesareada por segunda vez y con un cuerpo de pez globo, ¿quién con dos dedos de frente tendría ganas? Solo me miraba a la espejo y me decía: Luz, te comiste a Luz. Además solo quería dormir, dormir y dormir. Y la lactancia se unió al combo. Poco a poco estoy volviendo a ser quien era. Me siento con más energías, y la lactancia también se está acabando.  Algo que aprendí de este valioso taller, es que el champagne dulce siempre será mi preferido, ja, ja, ja. ES BROMA. Aprendí de Rebeca que todo es un proceso y que debemos ser pacientes y disfrutar de cada etapa. Buena o mala. También que la intimidad es poder compartir momentos especiales sin que estos terminen en un acto sexual. Y como diría Justin Bieber: Deeeeeespacituuuuuu. Todo con calma. Luz Alvarado – La Ventanita de Luz

Nosotros siempre conversamos de que sería difícil mantener el ritmo "que nos encantaría", pues hacemos colecho y lactancia a demanda y eso, los primeros meses me tenían molida. Era más madre que cualquier otra cosa. Poco a poco y con esfuerzo, porque no vamos a negar que a veces necesitamos el empujón. En este caso, Arturo era el que daba los empujones y nos ayudaba a prender y mantener la chispa sexual entre los dos. Ahora puedo decir que nos va súper, ni el embarazo ni el colecho con un niño de casi 3 años nos quita nuestros momentos a solas. Y si a veces tenemos que dar el extra esfuerzo porque ambos estamos muy cansados, lo damos. Porque nadie te quita lo rico que te sientes después de estar con tu esposo aunque sea 8 minutos. #TipPetit: ¡¡duermes mejor!! Ja, ja, ja, ja ¡relajo total! Stephanie Lozada – Mamá Petit

El sexo después de los hijos es algo que creo que nadie se imaginó sería así; sin embargo,  tips como los de Rebecca o vale mencionar de tus propias amigas, todo es posible. En este taller aprendí que todos manifestamos nuestro deseo sexual de diversas maneras, hasta sintiéndonos amados, haciendo lo que más nos gusta, nunca dejamos de querer sentir ese placer de una u otra forma. Es importante conservarlo y mantenerlo con tu pareja, porque te saca de la rutina y así suene gracioso, SEXO es SALUD. También aprendimos que el SEMEN, si el semen, puede tener los sabores que una quiera, ja, ja, ja, finalmente el semen es lo que comes, si le das mucha fruta y dulces pues será dulce... ja, ja Tenemos tanto aún por practicar y aprender ¡A ponerlo en acción! ¡jaaaa! Yazmin Alvarado – Papis Por Primera Vez

El sexo después de los hijos necesita creatividad y como toda relación trabajo de los dos. De hecho cambia cuando tenemos a nuestros cachorritos y ponemos el colecho, la lactancia y el cansancio como pretextos muchas veces. Pero todo tiene una solución y si se quiere se puede. Así que pongámonos creativos, escapémonos de la casa (no solo de noche) y dejemos de sentir que debemos esforzarnos por algo que nos hace bien a la salud, nos relaja, nos une. Ojo: sintámonos cómodas, que los cambios van en la mujer desde un inicio con el embarazo pero siempre comunicándonos con nuestra pareja para que conozcan lo que nos gusta, lo que no y cómo nos sentimos. Ambos podemos ir paso a paso y no perder la conexión. Milagros Arancibia – Legalmente mamá

La charla que nos dio Rebeca me encantó, ella tiene el equilibrio perfecto entre profesionalidad, respeto, sensibilidad y dulzura, ¡tan importantes en estos temas! Lo que lleva a hacerte sentir cómoda desde el primer instante, con un tema que muchas veces suele ser un tabú o simplemente no sabes con quien conversarlo. En mi caso en particular, hemos pasado con mi esposo por tantas etapas y algo que me dijo Rebeca fue, si no hubiera pasión, no habría problemas y sobre todo, ganas de trabajarlos. Así que he decidido poner en práctica todos sus tips… es más, ¡ya comencé! – Jennifer Condolo – 9 meses Baby

En mi caso si hay un antes y un después bien marcados, de hecho no éramos los que alguna vez fuimos. Yo me convertí más mamá que mujer y es que entre las malas noches, el colecho y la lactancia, pues lo único que quieres es dormir. Sin embargo, soy consciente que tampoco podía dejarlo de lado porque necesitábamos momentos a solas, tanto el como yo. Así que hay que ingeniárselas. Nathalie Otárola – Soy Mamá y No mecompadezcas

Creo que todo cambia en la dinámica familiar después de los hijos. Nuestra vida sexual definitivamente cambió, pero no necesariamente para mal, solo cambió. Creo que la vida sexual está relacionada a la conexión que tiene la pareja y si el vínculo emocional es fuerte y estás satisfecho, eso se reflejará en la sexualidad. Mi esposo y yo hemos aprendido a disfrutar de todas las etapas y momentos de nuestra relación, ver una peli juntos, quedarnos dormidos mientras conversamos, jugar con los niños, dejar descansar al otro, salir a cenar o a caminar o una mañana o noche o madrugada apasionada (hay que ser flexibles). Todo esto suma a la hora de seguir construyendo la relación- Andrea Castro - Mamá quiero leche

¡Ya ven, #mamigas! Todas hemos pasados "por altas y bajas" pero lo importante es mantener el equilibrio con nuestros compañeros de la vida.

¡Gracias Rebeca por tu empatía, guía y dulzura! ¡Gracias Zonin por el delicioso champagne! Y gracias Nana por el rico catering, pueden contactarse con ella a nana@octopusproduccionesperu.com o al 987713528 o a su estrenado fan page Octopus Producciones





¡Abrazos!