Viajamos por carretera y sobrevivimos ¿cómo? Les comparto nuestros tips



Hace unas semanas, decidimos irnos de viaje por carretera. Nuestra primera experiencia fue el año pasado cuando nuestra Nicolette tenía 6 meses y Naya estaba en proceso de dejar el pañal. ¡Quedamos muy sorprendidos de lo bien que nos fue! No estoy diciendo que nos fue perfecto, pero pensamos que iba a ser un viaje de terror.

Entonces lo hicimos este año otra vez y cada vez aprendemos algo nuevo y eso les quiero compartir, pero primero ¿por qué nos encanta viajar en carretera?

1. Porque resultar más barato que volar
2. Porque puedes llevar todo el equipaje que pueda caber en tu carro sin preocuparte de pagar extra
3. Porque puedes explorar más.

Ahora sí, ¿cómo pudimos sobrevivir y encima disfrutar de nuestro viaje con los chicos? Prepárate porque ésta es importante que sepas.

1. Mentalízate que no todo va a ser color de rosa. Si comienzas tu viaje pensando que todo va a ser una maravilla, te vas a decepcionar cuando las cosas no funcionen. Yo voy mentalizada de que se van a cansar, van a tener hambre, van a tener sueño, se van a aburrir y todo eso me ayuda a prepararme con anticipación.

2. Entretenimiento. Nosotros tenemos un orden en el que vamos ofreciendo el entretenimiento.
Primero lo que hay, es decir "mira hacia la ventana y dime lo que ves", yo soy recontra estricta con esto porque los niños de hoy no disfrutan la belleza de la naturaleza y nosotros somos los encargados de enseñarles lo bello de la creación.

Segundo, cantando la vida es más rica. Trae el playlist del momento, aunque ésta incluya la Gallina Pintadita y todas las de Disney, los chicos se divierten cantando e imaginando sus personajes favoritos y motiva tú también participando.

Tercero, carga sus libros favoritos. Siempre hay unos que a tus chicos les gusta, incentívalos a leer sus libros, no dura mucho, pero los distrae.

Cuarto, colores papeles y más papeles. Anímalos a dibujar su paisaje favorito, su personaje favorito, eso si los mantiene distraídos por un tiempo.

Quinto y último recurso, tables o teléfonos.  Úsalos al final, cuando ya estás en la recta final del camino, porque una vez que lo tienen en mano y saben que lo tienen disponible, no van a querer regresar a los otros recursos.

Si viajas con niños pequeñitos como Nicolette de 6 meses y ahora de 1 año y medio, las canciones y los cuentos son tu mejor herramienta. Ellos por lo general, duermen mucho en el carro y es un poco más fácil entretenerlos.

3. Siempre haz escalas. Nosotros hemos hecho un viaje largo de 12 horas y más, y hemos buscado lugares en donde bajamos a estirar las piernas y las niñas puedan correr. Siempre hacemos 3 horas seguidas y luego las dejamos correr, incluso hemos comprado comida rápida he ido a un parque para que las niñas corran y se diviertan mientras almorzamos.

4. Carga comida como para una tribu. Por alguna razón, todos mueren de hambre cuando viajamos por carretera, así que yo empaco jugos en cajas, snacks, fruta y hasta pan porque mientras en casa les tengo que rogar a que coman, en el carro sus barrigas milagrosamente sienten hambre.

5. Disfruta. En medio del caos, del llanto, disfruta ese momento.  Somos padres de niños pequeños por muy corto tiempo y nunca más volvemos a recuperar esa etapa, aprovecha mientras son chiquititos que no sabemos si de adolescentes van a querer viajar con nosotros.

Espero que te sirvan nuestros tips y los puedas aplicar en tu siguiente viaje.