Las mamás de cuento [O la ausencia de ellas]


El otro día estaba chequeando Facebook y caí con un artículo sobre la no existencia de los padres (aunque principalmente las madres) en las películas para niños y como su ausencia o en pocos casos su presencia marcaba a los protagonistas. 

La verdad es que a Eva aún no le llaman la atención las películas. Hemos intentado ver un par con ella y no se queda pegada por nada. Ve unos minutos y luego se pone a jugar. Así que cuando leí el artículo tuve que hacer memoria y reflexionar sobre las películas que recordaba haber visto en mi infancia. 

¡Me quedé helada! Ahora que soy mamá definitivamente las veo con otra visión y la moraleja del lado de la paternidad es completamente distinta. 

Aquí les doy 5 ejemplos:
1.     El rey león: ¿quién no ha visto esta película? Un clásico de clásicos, inspirada en Hamlet de Shakespeare y recreado con el rey de la jungla.
Los papás están presentes al inicio, tratando de enseñarle a Simba lo bueno y lo malo, enseñarle a ser líder, hasta que ¡ZAS! Se queda huérfano de padre y recurre a los amigos para salir adelante.
La influencia de estos amigos es la que termina de "educar" al joven león.
Entonces una se pone a pensar (perdón por el drama) ¿qué pasaría si nuestros hijos nos pierden?
Solo nos queda esperar sentar buenas bases para que las amistades que los rodeen los guíen por el buen camino. ¡Es más! No tenemos que estar en el más allá, las buenas o malas influencias creo que nos preocuparan siempre. Al fin y al cabo, bien dicen los amigos son la familia elegida.


2.     La cenicienta: la crisis total, la pobre niña pierde a su mamá y a su papá y se queda con una madrastra horrible que solo la explota y no le queda más que soñar en lograr escapar de ese infierno algún día.
Tiene tan poco amor en su vida que termina yéndose con el primer chico que ve que le presenta oportunidad de escapatoria. Además dicho príncipe se enamora de ella..., ¿por qué? ¿Solo porque es bonita? ¿Y el resto de posibles pretendientes no lo eran? Mmmmmm  
Viendo la película ya como mamá a una le dan ganas de darle pautas al marido para que sepa elegir quien la reemplazará a una en caso pase algo!
Pero nuevamente, no hay estar en la tumba, en los casos en los que hay separación, la presencia de una nueva pareja y su relación con los hijos es importante. El objetivo es que todo se de en armonía y que obviamente haya "click" entre las nuevas parejas y los hijos. 
Todo esto para justamente evitar sentimientos de exclusión, que los hijos se sientan culpables de la separación y que no se dañe su salud emocional.

3.     La bella y la bestia: Huérfana de madre con 5 hermanos, su padre es un refugiado y pareciera con muchos problemas como para concentrarse en sus 6 hijos y ¡ZAS! Lo pesca la bestia y lo salva su hija que se sacrifica por él.
Y de pronto magia o el cliché de que con amor puedes cambiar al chico malo y se volverá bueno.
Voy a ver este tema por el lado positivo y mi análisis iría por el hecho de ser conscientes de que tus vivencias te forman, el hombre se vuelve bestia por todas las tragedias que vivió y digamos que con ayuda psicológica (una especie de "terapia" del amor de Bella) logra sanar heridas y ser mejor persona. 
Aquí solo me queda esperar como madre que mi hija sepa elegir correctamente a su pareja. Que no pierda tiempo tratando de cambiar al chico problemas porque, seamos sinceras, si no hay esa convicción de querer ser mejor persona y un verdadero trabajo de auto evaluación, nadie cambia.

4.     Buscando a Nemo: la mamá murió tratando de salvar a sus hijos (me da un ataque).
Y aquí si bien hay un papá vivo y presente es tan pero tan sobreprotector que asfixia a Nemo y este termina ignorando sus lecciones quien para colmo de males es secuestrado y puesto en una pecera.
Tal cual como en la vida real, hay que cuidar a los hijos sin exagerar porque al final pueden acabar aventurándose en terrenos arenosos solo por rebeldía. Todo con moderación, podemos dejarlos descubrir el mundo y guiarlos con cierta distancia para enseñarles lo bueno y lo malo.



5.     La sirenita: o como la poca autoestima hace que quieras cambiar todo de ti.
Tampoco hay mamá, su papá está muy ocupado, lo tiene todo, es la princesa del océano, pero nada, no le gusta su cuerpo, su pelo, su voz, nada. Y termina buscando una bruja para que la ayude a ser otra persona.
De nuevo el tema de las malas juntas, las malas influencias, el bullying y cómo enseñar a nuestros hijos a quererse tal y como son. 
Como madre solo me pongo a pensar en enseñarle a mi hija a amarse como es, a empoderarla para que ame su cultura, sus rasgos, su ser. Que el mundo critica todo, pero que no necesita cambiar su esencia para lograr sus objetivos.


Me doy cuenta que estas películas no son solo aventuras, vestidos brillantes y canciones pegajosas. Son casi casi ¡historias de terror camufladas para una madre!

Y es que claro, bien sabido es también, que una madre lucharía para que sus hijos no vivan esas situaciones. Tienen que sacarnos literalmente de la película para poner a los protagonistas a prueba.


Después de este análisis, lo que sí es seguro es que nunca más volveré a ver una película para niños de la misma manera.