Por el día de la madre...no quiero flores, quiero leyes


Estamos a puertas del día de la madre. Y desde ya aparecen comerciales y anuncios para hacernos recordar lo valiosas que somos [porque sí, lo somos].

Pero hay algo que me molesta de todo esto. No me malinterpreten, me encanta celebrar el día de la madre y cada comercial emotivo que aparece en las redes o televisión me saca mis lágrimas y sonrisas respectivas. 

Sin embargo creo que si el trabajo de una madre es tan importante, si los publicistas repiten cada mayo que jugamos un rol clave en el desarrollo de nuestros hijos y que además no es fácil hacerlo [que te quedes 100% en casa o trabajes en oficina]... ¿por qué la sociedad en si no lo asimila en el día a día?

¿Por qué si hay tantos estudios sobre la importancia de la lactancia y del tiempo con la madre en los primeros años de vida, el estado solo da 3 meses de licencia de maternidad? ¿Por qué tantas lactancias se ven interrumpidas por largos horarios de trabajo que no toman en cuenta las necesidades de los niños pequeños? ¿Por qué si somos tan valiosas no se dan facilidades para encontrar un verdadero equilibrio trabajo-familia?

Lo siento, pero de nada me sirve que me celebren un día si luego por ser madre me van a mirar mal por irme temprano de la oficina para poder cenar con mi familia, o si excepcionalmente llego tarde porque mi hija estaba enferma y quería acompañarla a la cita con el pediatra, o que no me asciendan de puesto porque salí embarazada. 

¿De qué me sirve que me regalen ropa, masajes o el último smartphone si en el día a día mi pareja no ayuda con las tareas de la casa o con la crianza de los hijos? [No es mi caso pero sucede, aún hay muchos hombres que dicen que la mujer está hecha para criar y ellos para ganar dinero y no mueven ni un dedo en casa].

Si tanto repiten que el trabajo de una madre es el más importante del mundo, ¿por qué penalizan las empresas a aquellas mujeres que tomaron más de 3 meses de licencia para estar con sus hijos? ¿Por qué nos ofrecen un sueldo menor o nos dificultan la vuelta al mercado laboral si decidimos dedicarnos un año [o Dios no quiera más años aun] a criar a nuestros hijos?

¿Por qué dejamos que los estereotipos nos etiqueten y asumimos que las madres deben cuidar a los hijos sin dar oportunidad a los padres de asumir este rol?

La sociedad no valora realmente el rol de las madres. Si así fuera, empresas y gobiernos harían esfuerzos por reducir los horarios de trabajo (o al menos tener horarios flexibles), por aumentar las licencias pagadas de maternidad/paternidad, y por permitir un acceso al cuidado de los niños en nidos y guarderías de calidad al máximo de la población. 

A veces, por temor al qué dirán, al status quo, nos quedamos calladas. Sin embargo, se pueden lograr grandes cambios con paciencia y perseverancia.

Hace unos años, si salías embarazada en la empresa en la que trabajo, no eras considerada apta para un ascenso pues tendrías una licencia de maternidad en un corto plazo a futuro. Con el tiempo y gracias a grandes mujeres que perseveraron, subieron la escalera corporativa y lograron hacerse escuchar, hoy esto no sucede.

Hoy, mi empresa adaptó el concepto de “trabajo flexible” en la organización. Si tienes un imprevisto en casa, puedes trabajar a distancia y no está mal visto. Claro, llevas a tu casa el celular de trabajo, la computadora de trabajo y debes estar disponible cuando sea necesario. No siempre se podrá hacer porque depende mucho del proyecto en el que te encuentres, pero esta flexibilidad me permite el día de hoy quedarme en casa cuando mi hija está enferma y organizarme para seguir mi trabajo a distancia.

No todo es perfecto, aún hay mucho más que se puede hacer pero los primeros cambios ya están en marcha y otras empresas pueden seguir este camino o ser incluso inspiración para medidas a tomar en el mercado laboral.

Y para las mamás que decidieron quedarse en casa, me quito el sombrero. No es fácil [yo lo hice por año y medio], no es “hacer nada” o “solo ver a los chicos”. Debemos dejar de ver la crianza de los hijos como una pérdida de ambición o un “trabajo fácil”.

Un aplauso para todas. Sé que hacen lo mejor para sus familias y merecen lo mejor del mundo.


En este día de la madre que está ya a la vuelta de la esquina, les deseo mucho amor y abrazos en familia; pero también deseo que la sociedad nos otorgue las políticas y derechos que como madres merecemos. Es también responsabilidad nuestra hacernos escuchar.