Guardería Corazón



Mucita va a la guardería desde poco antes de cumplir 4 meses. 5 días a la semana, de 8am a 6pm. ¿Porque así lo quise? No. Pero si podría volver a elegir, elegiría guardería. Guardería corazón.

He escuchado a varios papis tratando de evitar la guardería al inicio, pero en el esfuerzo de evitarlo, también he visto papis haciendo malabares entre el trabajo, nanas y familia, malabares en donde a veces se les caen todas las pelotas en la cara. Sucede.



Por eso, por si lo estás pensando, acá van una de mis razones por las cuales hoy elegiría guardería sí o sí.

  • Porque se va a enfermar

Bonita primera razón, Mu. ¿Así trabajabas en publicidad?



Espérate un momento. Escucha. Tu peque se va a enfermar igual, pero en la guardería te están dando la oportunidad de empezar a construir sus defensas desde chiquito. Sí, quizá Mucita va a andar con el moco colgado de acá hasta que cumpla cuatro años, pero de a poquitos se hará más fuerte, su sistema inmune se hará más fuerte, y tú, como mamá o papá, también te harás más fuerte. Por ejemplo, aprenderás a cómo reaccionar sin ponerte a llorar en plena oficina apenas te llaman para decirte que tu bebita de 5 meses está con 38 de fiebre. Sucede.

  • Porque esa rutina que te cuesta la vida implementar… ellos lo harán por ti

Benditos sean en la guardería cuando, luego de varios prueba y error, lograron que Mucita tenga una rutina de siestas - de primero dos al día, luego una. Además de enseñarle a dormir sin estar pegada a una teta.



Además, BONUS POINTS cuando te la devuelven tan cansada de jugar todo el día, que llega a tu casa a comer, darte un abrazo e ir a dormir. Mamiga: a veces esto es necesario.

  • Porque aprende a socializar

Yo sé que el fruto de tu vientre también tiene amiguitos. Seguramente, hermanos y primos, y que los hijos de tus amigas son como sus hermanos. Nostros, viviendo lejos de la familia, a falta de primos, Mucita encontró a sus compinches en la guardería.



Amo que, al recogerla, me cuenten que Mucita es parte de este trío de traviesos que no se separan y vuelven locas a las misses (me aclaran que lo hacen de un modo muy tierno, no es que sean unas ladillas). El otro día me dijeron que Mucita le había enseñado a su amiguito de nido a decirle “pato” a sus zapatos (es que estamos aún en dos sílabas). Y se me hinchó el corazón cuando volvimos de vacaciones y los papás me decían que sus hijos (criaturitas todas entre 12 y 24 meses) habían estado preguntando por mi hija. (Ayuda también que su nombre sea tan fácil de pronunciar).

Claro que a veces está rodeada de chiquitos que no conoce y prefiere jugar sola, pero vale también ser tímida a los 19 meses, no?

Y finalmente, la mejor razón de todas: la carita que te pone cuando vas a recogerla

Prepárate para morir de amor cuando la veas dejar lo que sea que está haciendo para gritar “mama!” y verla correr hacia ti.
Todos los días.
No te cansas.
<3