Mis hijos no toman leche



Antes de que leas esto te digo: en este post te cuento por qué decidí [casi] no darle leche a mis hijos. No estoy diciendo si tú deberías darle leche a tus hijos o no, o criticando a las mamás que sí lo hacen. cada mamá toma las decisiones para sus hijos con mucho amor. Respeto la tuya y te cuento acerca de la mía 😘.

Mis hijos no toman leche. Les he dado lactancia materna exclusiva durante casi 2 años a cada uno, pero cuando terminaron de lactar, no seguí dándoles leche.

¿Por qué decidí que ya no les iba a dar leche a mis hijos? Acá te cuento algunas de mis razones.

·    Las propagandas de leche nos dicen "¡3 vasos al día!". Pero estudios más recientes nos demuestran que esto no es necesariamente cierto. Incluso, en países orientales donde el consumo de leche es mínimo, hay mucha menos incidencia de cáncer en todas sus formas y problemas cardíacos. 

·   La Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, hace poco publicó los resultados de muchos estudios en donde nos dicen que existen alimentos más nutritivos que la leche, y que debemos limitar nuestro consumo de leche a 3 veces por semana

·    He tenido la gran suerte de poder dar de lactar a mis hijos durante casi 2 años a cada uno - la leche materna tiene propiedades especiales - todo lo que la constituye está especialmente diseñado para el ser humano, incluso cuando son niños y no solo cuando son bebés. Después de esto, decidí que con una alimentación balanceada era suficiente. 

·   ¿¿3 veces por semana?? Entonces, ¿qué toman tus hijos? En el desayuno comen saludable, toman jugo, y muchas veces comen yoghurt. No necesariamente toman algo para irse a dormir, sino que leemos un cuento, o cantamos algunas canciones. Es un cambio importante si ya es una parte establecida de la rutina, pero el cambio se puede realizar poco a poco (baby steps!). 

·     ¿Comen queso y yoghurt? Sí, sí toman. Y les encanta la leche. Y a veces les dejo tomar un vaso, o un poco con cereal, o un vaso de leche chocolatada. Pero no a diario ni como parte de su rutina. Existen también muchos sustitutos de leches vegetales (coco, almendra, arroz, soya), aunque a mis hijos no les gusta. 

·    La mayoría de leches que están en el mercado son leches procesadas y tienen muchos químicos y aditivos (no por gusto pueden mantenerse meses en una lata o envase tetrapak sin podrirse). Cuando he optado por comprar leche, lo hago en sitios donde venden leche pasteurizada sin procesar (generalmente en las ferias orgánicas). Vacas Felices y Vakimú son 2 buenos sitios donde comprar. 

·    La leche de vaca está especialmente diseñada para becerros, porque su función es aumentar el tamaño de los becerros cuando nacen. Por eso es una gran fuente de grasas saturadas - esos becerros necesitan crecer y engordar bastante y rápido. Los nutrientes que trae esa leche no es necesariamente lo que los humanos necesitan - ni lo mejor para ellos. 

·    Cuando le daba leche a mi hijo, nota que andaba con el estómago hinchado y muchas veces se quejaba de dolor de estómago. Desde que corté la leche no volvió a tener esos problemas. 
·          
Les dejo a continuación el artículo escrito por La Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, en donde nos dan una explicación más profunda y también ideas de sustitutos donde conseguir calcio (pueden encontrar el artículo original en inglés, aquí). Las ideas presentadas son propiedad intelectual de la Escuela de Salud Pública de Harvard.


El Calcio y la Leche



El calcio es importante. Pero la leche no es la única, ni la mejor, fuente de calcio. 

No es noticia que el calcio es clave para tener huesos sanos. Obtener suficiente calcio desde la niñez hasta la adult ayuda al desarrollo de los huesos, y luego evita el deterioro de los huesos en la vejez. Sin embargo, no está claro aún si realmente necesitamos tanto calcio como se recomienda, y tampoco está claro si los productos lácteos son la mejor fuente de calcio para la mayoría de gente. 
Mientras el calcio y los lácteos pueden reducir el riesgo de osteoporosis y el cáncer al colon, tomar demasiada leche puede incrementar el riesgo de cáncer de próstata y posiblemente cáncer de ovario.
Además, los productos lácteos pueden tener un alto contenido de grasas saturadas y retinol (vitamin A), que en grandes cantidades pueden, paradójicamente, debilitar los huesos. 
Buenas fuentes de calcio no-lácteas son espinacas, menestras, leche de soya fortificada, y suplementos de calcio y vitamina D.

Lee aquí el artículo completo acerca de la leche y el calcio.

4 Tips: Cómo obtener huesos Fuertes

  1. Mira más allá de la sección de lácteos. Limita el consumo de leche y productos lácteos a no más de 1 ó 2 porciones diarias. Tomar más no necesariamente va a hacerle bien a los huesos - y tomar menos está bien, siempre y cuando se obtenga calcio de otras fuentes. Alimentos no-lácteos ricos en calcio incluyen vegetales verdes como el brócoli, que es also una excelente fuente de vitamina K, otro nutriente clave para los huesos. Menestras y tofu (soya) también proveen calcio. 
  2. Mantente activo. Ejercitarse regularmente, especialmente ejercicio que realizas con todo el peso de tu cuerpo como trotar o caminar, es una parte esencial de construir y mantener huesos fuertes. 
  3. Ten cuidado de no obtener demasiado retinol (vitamina A). No te sobrepases con la leche fortificada, barras energéticas, y cereales para el desayuno, los cuales tienen un alto contenido de vitamina A que debilita los huesos. Muchos productores de multivitaminas han retirado la mayoría o todo el retinol de sus productos, y los han reemplazado con  beta-caroteno, que no hace daño a los huesos.
  4. Ayuda a tus hijos a mantener huesos fuertes. La juventud y la adult temprana son periodo en los que los huesos se constituyen hasta su máxima fortaleza. Apoyar a que la juventud lleve una vida saludable para sus huesos, - con ejercicio, el calcio adecuado, y una adecuada cantidad de vitamina D — puede ayudarlos a mantener huesos fuertes durante su adultez. 
Besos,