Incentivar el arte y la cultura desde pequeñitos





Así como sacamos a nuestros hijos al parque a jugar, los llevamos a la playa para que se diviertan, vamos al campo para que estén en contacto directo con la naturaleza, tambié
n es súper importante incentivar en los pequeños la sensibilidad por la cultura, la historia y el arte.

Esto debe ser fomentado desde la edad más temprana posible, de esta forma se vuelve en el pequeño algo familiar, cotidiano y parte de su vida. Es lindo cuando los pequeños asisten a museos, bibliotecas, obras de teatro, festivales de música y alguna que otra actividad relacionada a la cultura.

Los pequeños deben aprender a presenciar el arte, a enamorarse de obras, apreciar la belleza de alguna pieza musical u obra artística. Con esto provocamos el amor por la estética, el valor de las tradiciones, de la cultura, del pasado, de nuestra historia.

La mejor manera de involucrarlos en todo esto es llevándolos, acercándolos e incitando experiencias significativas de las que puedan vivenciar. Se debe formar en los enanos una rutina, por ejemplo, los domingos o una vez al mes por lo menos, en donde el niño entre en contacto con dichas experiencias.

Para lograr estos objetivos, hemos dicho entonces que debe ser desde temprana edad y debe ser constante. Los niños se cansan rápido, se aburren fácilmente, su periodo de concentración es de más o menos 15 minutos, por lo tanto, no pretendamos que se van a ver todo un museo entero. Llevémoslo a las partes que más le pudieran interesar.

Si los viéramos que ya se empiezan a cansar, a quejar o sentir alguna molestia, estén listos para dejar el espacio, no es bueno que el pequeño pase malos momentos o relacione estos lugares como aburridos.

Si es por ejemplo, el museo de Historia Natural, podemos hablarles previamente de los dinosaurios o de algunos animales que sepamos les va a interesar, le compramos libros, especialmente para niños, les mostramos algún documental interesante y así vamos introduciendo el tema. Una vez que el pequeño se encuentre motivado, le proponemos conocer a los dinosaurios en el museo. (Es un ejemplo)

Siempre es importante motivar al pequeño, que sienta el tema como propio, porque lo ha ido aprendiendo previamente. Así cuando vamos al museo o a alguna galería de arte, el niño se puede adueñar de lo que va a ver y los papás conocemos también el tema y podemos absolver preguntas.

Los niños son seres con muchas ganas de aprender, son investigadores por naturaleza, ya depende de nosotros que incentivemos esas ganas de curiosear. Al final de cada visita al museo, galería, biblioteca, teatro, háblenle del tema, si pueden graficar lo que vieron sería mucho mejor para que quede consolidado el aprendizaje.

Recordemos que nuestros hijos no solo están para aprender en el colegio, ellos aprenden en todo momento y qué mejor que nosotros los papis, les ofrezcamos experiencias enriquecedoras. #PetiteEmma ha asistido exitosamente a los museos de Historia Natural de Jesús María, Historia Natural de la Universidad Ricardo Palma, El Museo de Larco, El Museo de Arqueología y Antropología, El Museo de la Electricidad y el Museo de Mario Testino. Se los recomiendo, vamos a seguir visitando más lugares y les cuento cómo nos va.



#MissPame