Para la que tuvo una cesárea y quiere un parto natural



Tener un parto natural es algo que la mayoría de embarazadas aspiran. No digo todas porque algunas están convencidas que no lo quieren ni intentar y prefieren una cesárea programada. Pero me atrevo a decir que la gran mayoría queremos un parto natural, demostrarnos que si podemos, y darlo todo para traer al mundo a nuestro bebé tal como la naturaleza manda. Estamos hechas para parir y aunque algunas veces hayan complicaciones y terminemos con una cesárea siempre nos queda el bichito del parto natural. 

Esto no quiere decir que considero que tener un parto por cesárea nos hace menos mujeres, menos guerreras ni menos mamás, por el contrario las cesareadas ¡somos hasta más valientes y fuertes aun! Porque después de haber sido sometidas a una operación con corte, herida, puntos… adoloridas y todo estamos al pie del cañón atendiendo a nuestro recién nacido como si nada hubiera pasado. 

Pero el parto natural que casi logramos se nos queda en el diente y estamos convencidas que tendremos otra oportunidad, que lo volveremos a intentar. Que le sacaremos la vuelta al sistema, a ese que no nos esperó, que nos apuró y que por ser demasiado segureola no nos acompañó para lograrlo. Pero si se puede tener un parto natural después de una cesárea, yo tuve un parto natural dos años más tarde de haber tenido por cesárea a mi hijo mayor. Les comparto un post que escribí con algunos requisitos necesarios que se deben cumplir para poder intentarlo. Pero lo más importante de todo es tener un buen doctor que te apoye y que sobre todo crea en la posibilidad de un parto vaginal después de una cesárea previa.

"Yo pensé que no se podía tener un parto natural después de una cesárea" esa la escucho siempre. La falta de información hace que muchas veces nos convenzan de cosas que no son necesariamente ciertas. Adiós a los mitos, ¡claro que se puede! Cada día escucho más casos, sin ir muy lejos conozco 6 casos de personas recontra cercanas (entre ellas mi prima, mi hermana y dos de mis mejores amigas) que lo han logrado. Se puede y no tiene nada de malo querer intentarlo.  Lo que si es muy importante es contar con el apoyo de tu pareja, de un buen doctor y si puedes de una doula


Les comparto mi historia de parto natural después de una cesárea.  Tengo que agradecerle a mi hija menor, Olivia, porque el parto es igual de estresante para la mamá como para el bebé,  y esta pequeña me demostró desde el primer día que vino al mundo lo luchadora y fuerte que es. Además gracias a ella pude vivir una de las sensaciones más increíbles que viví en mi vida