No quiero criar hijos inútiles



No quiero escuchar a mis hijos excusarse con un “no puedo hacerlo” y que no lo intenten siquiera. No quiero que piensen que estoy ahí para solucionarles la vida, o peor aún, para hacer las cosas por ellos.
No quiero criar a hijos que salgan de su casa sin poder valerse por sí mismos, sin haber aprendiendo ayudar. No quiero que vayan de visita a la casa de un amigo, de la abuela o a estudiar y piensen que llevar su plato al lavadero es una opción.


No quiero limitar a mis hijos a su capacidad de ayudar y de algún día, entender que los roles en un hogar son compartidos y nadie le hace un favor a nadie al colaborar con la casa. 

Quiero hijos responsables, conscientes de que pueden hacer todo lo que quieran aprender. Quiero hijos que sepan coger una escoba, hacer arroz y usar la plancha.

Quiero que tengan claro que estoy ahí para guiarlos y enseñarles las nuevas cosas que tienen por aprender. Que sepan valorar la función de cada uno en la casa y que tener ayuda algunos días no significa dejar de tener tareas.

Quiero hijos que tengan hábitos, que tengan una rutina y que la respeten. Quiero hijos agradecidos, colaboradores y solidarios.

No quiero hacerles un daño a mis hijos, criándolos inútiles, limitando su posibilidad a querer ser mejores y hábiles en las tareas del hogar. Quiero que sean útiles por su bien, para su provecho en un futuro y enseñarles desde pequeños es una manera más de demostrarles mi confianza y amor.