Carta de una mamá a la maestra de su hijo



Querida Maestra, 

Hoy es el primer día de clases de mi bebé. Bueno, ya no es un bebé, ahora es un niño grande, ¡ya entra al nido! Esta mañana nos emocionamos mucho al verlo con su mochila y su lonchera nuevas, sus ojos brillantes, su sonrisa nerviosa. Entró caminando al nido de la mano, y cuando vio el salón lleno de juguetes se emocionó y se soltó... y yo me quedé con el corazón contento de verlo tan feliz, y la nostalgia de ver que de verdad ya creció.



Quiero quedarme con él. Quiero escoger con él los juguetes que va a usar, verlo pintar, consolarlo si se cae en el recreo, abrir con él la lonchera y descubrir todo lo rico que le puse. Quiero sentarme a su costado y cantar canciones, escuchar el cuento, escuchar sus preguntas... pero me tengo que ir.

Me regreso un poco triste, ¿me extrañará? ¿Qué pasa si se pone a llorar? ¿La Miss va a saber calmarlo? Ella no conoce la canción que lo tranquiliza, ni tiene los abrazos mágicos de mamá... ¿o sí? ¿Va a hacer amigos? ¿Y si es muy tímido? ¿Y si algún amiguito lo trata muy fuerte? ¿Si se queda solo en el recreo? No quiero pensar más en esas cosas porque se me estruja el corazón.

Más bien, pienso en que va a aprender alguna canción linda que yo no conozco y cuando llegue a la casa me la va a enseñar. En qué seguro va a pintar y embarrarse todo, y jugar como un loco en el recreo. En que los ojos le van a brillar felices cuando vea las sorpresitas que le puse en la lonchera que le preparé con tanto cariño. En que seguramente sí me va a extrañar, pero cuando nos veamos otra vez va a correr a darme un abrazo y contarme todo lo que hizo en el día, y su sonrisa en ese momento me va a decir que fue una buena idea meterlo al nido.

Por eso te digo con mucho cariño maestra: cuida a mi hijito. A mi bebé. Es lo más preciado que tengo. Durante esas horas tú vas a ser su estrella, su modelo. Entiéndeme si me pongo un poco ansiosa. Entiéndelo a él si me quiere abrazar un poquito más de tiempo. Yo sé que tienes cancha y que sabes que le va a ir bien, que vas a encontrar sus cualidades y lo vas a hacer brillar, pero nosotras somos primerizas en esto - y aunque no lo seamos, a veces lo sentimos así. 

Un abrazo, 


La mamá de tu alumno