Esto de empezar un año nuevo



Toda mi vida he celebrado mucho el año nuevo. Mi mami siempre me decía que cómo la pasáramos, sería nuestro siguiente año; así que, siempre tratamos de viajar, de juntarnos con amigos, de celebrar y de pasarla lo mas divertido posible. 

Ahora que tengo una familia, siempre pienso que quiero que mi hijo sienta lo mismo.

Esa emoción de que empieza un nuevo año, se vienen 365 oportunidades para hacer lo que nos gusta, para experimentar, para explorar, para aventurarnos... para disfrutar. Porque la vida es una y debemos sacarle el mayor provecho. 

Si bien es cierto que con niños pequeños, tus planes de año nuevo cambian rotundamente... eso no significa que no sean divertidos y no sea un buen momento para contagiarlos de esa magia de esperar el comienzo de un año nuevo.

Ya son 3 años nuevos desde que Iker llegó a esta familia Petit y mis tres años nuevos han sido espectaculares: el primero lo pasamos cenando en un rico restaurante a las 8pm jajaja y de ahí nos fuimos a dormir los tres juntos; el segundo nos fuimos a Tampa donde disfrutamos un día de montañas rusas, de zoológico, de tren y terminamos a las 9pm durmiendo jajaja y este último donde nos juntamos con otra familia y cocinamos y jugamos con los niños. 

Creo que a estas alturas no importa si llegas o no a las 12... creo que lo que importa es que les cuentes a tus hijos qué es lo que se está esperando y celebrando. Y poco a poco mientras van creciendo y van aguantando más las horas, van a ir sintiendo esa emoción de poder llegar hasta el día siguiente DESPIERTOS jajaja.

¡Yo me acuerdo de eso! era WOW llegar a las 12 y aún más WOW si es que pasabas las 12 y seguías despierto en casa de tus tíos o algo así "de grandes" jajaja. 

Así que, quiero aprovechar para desearles a todos un feliz año nuevo. Un feliz comienzo de año con sus familias, amigos y todos lo que quieren. 


Y que sea motivo de empezar con muchas energías sobretodo por nuestros hijos que son quienes están aprendiendo todo. Están aprendiendo a disfrutar de estos momentos, de estos comienzos y es tarea nuestra la de cultivarles esa magia.