¿Colecho o cuna?


He ahí el dilema.

Muchos papás nos aventuramos por la práctica del colecho, mientras que otros por la cuna. No hay buena o mala opción. Cada familia es un mundo y toman sus decisiones en base a lo que mejor les funciona.

Nuestras bloggers nos comparten sus experiencias y las decisiones que mejor les funcionaron.

Cuuuuuna, me muero con el colecho y mis respetos a quienes lo practican. Yo tengo el sueño ligero, así que debía dormir plácidamente sin tener patitas golpeándome por todos lados, sobre todo porque tenía que levantarme temprano para trabajar. Es más, a mis hijos les dije que si se despertaban en la noche y querían meterse a mi cama, lo hagan siempre por el lado de papá...y en SILENCIO... ja, ja, ja.  Nydia, Mivida en un dulce.

Estaba desde un inicio convencida que Lukas dormiría en su cuna desde el inicio. Pero una cosa es lo que una cree cuando aún no tiene el bebé en brazos y otra es cuando lo tienes ahí contigo lactando. Lukas al inicio dormía muy bien y sus primeros tres meses durmió en su cuna. Es a partir del cuarto mes que empezó a demandarme más por las noches y por el cansancio lo dejaba durmiendo en la cama. Después ya tanto a él como a mí nos pareció mucho mejor y así empezó el colecho hasta sus 2 años que se mudó a su cuarto. Con Nina desde el inicio decidimos hacer colecho y ha sido en ambos casos la mejor decisión. Nada mejor que olerlos mientras duermen y apachurrarlos a la mañana. Sí una duerme incomoda pero lo haría nuevamente con un tercer bebé. Crecen tan rápido. Vanessa, Mambru

Soy colecho corazón, Antonia duerme con nosotros hasta ahora (3 años 3 meses), en mi familia nunca falta quien me diga que ya la pase a su cuarto, que qué barbaridad, etc, etc. No les hago caso, amo dormir con ella (a pesar de que me patee toda la noche y muchas veces tenga que dormir a la inversa) y estoy segura que en algún momento ella sola querrá ir a su cama, así que a aprovechar esos momentos tan ricamente incómodos.  Yordana, El Baúl de Antonia

¡Cuna de todas maneras! Nunca consideré la posibilidad de hacer colecho, necesito comodidad para poder descansar. Hemos dormido con ellos o alguno de ellos cuando se han pasado a nuestra cama, pero ni mi esposo ni yo dormimos bien. Preferimos acostarlos en sus camas y luego disfrutar juntos el tiempo a solas. Andrea, Mamá quiero leche

He estado en ambas caras de la moneda. Con Mateo decidimos que dormiría en su cuna que estaba en otro cuarto. Dormía súper bien pero al octavo mes, cuando retorné al trabajo, le dio ansias por separación. Solo se calmaba cuando lo cargaba y lo colocaba en mi cama. Sin quererlo decidimos por el colecho. Es más, ni sabíamos que se llamaba así la práctica de dormir con tus hijos. Mateo fue creciendo y pese a que dormía (duerme) como un ángel ya era momento que disfrute de su espacio. Al mudarnos decidimos que era el momento de pasarlo a su cama a sus lindos cuatro años. Lo aceptó muy bien. Por otro lado, con Eli hemos practicado el colecho desde el día uno. Pero ella es un ninja y me tiene al borde de la cama. Eli demandaba más espacio. A un mes de su primer año, ya está en su cuna y en su habitación junto con su hermano. Descansa mucho mejor y nosotros también. ¡Por fin puedo tirarme de panza! Luz, La Ventanita de Luz

Por aquí en casa somos colecho lovers, hoy en día hacemos colecho familiar, es decir dormimos los 4 en una mega cama que hemos adaptado para entrar todos y dormir a pata suelta. Ninguno está apretado y todos dormimos cómodos y felices. Ya pasarán a su cuarto y a sus camas, mientras tanto hemos decidido disfrutar de ellos al máximo. ¿Cómo empecé con el colecho? Fue con mi primer hijo, al darle lactancia exclusiva, me di cuenta que dormía mucho mejor con mi bebé que cuando él dormía en su cuna. Yo realmente disfruto de dormir con mis hijos acurrucados, yo sé que ellos decidirán solos ir a sus cuartos y hasta que pase eso, nosotros disfrutamos mucho de dormir con ellos. Nathalie, Soy Mamá y no me compadezcas

Antes de estar embarazada tenía en mi chip la loca idea de que mis hijos dormirían en cuna, en su cuarto y que sabrían cuál era su lugar. Ya cuando salí embarazada igual compre ilusionada una cuna pero esta vez la puse en mi cuarto. Y ya cuando nació Eva, la cuna quedo como depósito de juguetes. A la segunda noche ya estaba en nuestra cama y nunca más salió ja, ja. Somos colecho corazón y vamos por los 2 años y 9 meses de dormir apachurrados. No me imagino que sea posible de otra manera. Se me hizo súper fácil para la lactancia y ahora que volví al ritmo de oficina disfruto más porque puedo tenerla cerca también de noche. Hay amigas que me dicen que estoy en una secta y que estoy loca por dejar que duerma con nosotros. Pero nosotros somos felices, Eva es feliz y eso es finalmente lo que importa. Obvio invertimos en una cama grandota para dormir cómodos, tampoco es la voz estar al filo de la cama durante años. Algún día se ira de la cama y no querrá nada que hacer con sus papás, mientras tanto gozamos mucho de esta etapa. Andrea, Mamá en pañales


Cuna de 7:30pm a 2am/Colecho de 2am a 7am (* las horas pueden variar). Mucita (16 meses) se va a dormir feliz a su cama, pero cuando se levanta a la mitad de la noche, si al primer intento de apapacho y cuna no atraca (o si al segundo si esa noche me sentía motivada), me la llevo a mi cama. ¡Listo! Se queda jato al toque..., claro, ¡ella! Yo normalmente termino con un pie en la cara. Y es que debe haber cierto punto de gravedad conmigo para que siempre termine acurrucada a mí, el gato un poquito más abajo, y esposo tenga el resto de la cama solo para él. Ahora, no prefiero colecho, pero soy Pro-sueño y ¡el colecho ayuda! Daniela, La misma Mu

Naya y Nicolette nacieron diminutas (2.5 kg y 2.8 kg) y la idea de hacer colecho me aterrorizaba porque tenía miedo de ahogarlas durante la noche. Con Naya no dudé y optamos por cuna y sólo en ocasiones especiales (estaba enferma o tuvo pesadilla) venía a dormir con nosotros, yo era demasiado estricta con ese tema porque yo sentía que ninguno de nosotros descansaba y al día siguiente amanecía de mal humor. Con Nicolette, tuve el mismo temor de aplastarla, pero me sentía más confiada, además con ella he dado de lactar mucho más, así que naturalmente terminamos haciendo colecho con ella, pero siempre tenía la cunita a lado en caso mi cuerpo ya no dé más. Ahora con Naya de 3 y Nico de 1 no hacemos colecho todos los días pero si se da, lo disfrutamos. Nos acurrucamos los 4 y dormimos chuecos (Daddy Nate y yo porque las niñas como si nada) recibimos patadas, lapazos pero también nos abrazan y se acurrucan en nuestros brazos, las niñas aman dormir con nosotros y no las culpo; la cama de papá y mamá es la más rica. Eso sí, la mayoría de las noches se quedan dormidas en nuestra cama y luego Daddy Nate se encarga de llevarlas a su cama pero casi todas las noches regresan. Creo que al final nos dimos cuenta que ellas van a ser pequeñas por poquitos años y más adelante no van a querer dormir con nosotros así que hemos aprendido a disfrutarlo, aunque nos salten en la cara en medio de la noche. Helky, Hey mountain girl

En la casita Petit nunca pensamos nada hasta llegar a casa con Iker! Llamé a una asesora de lactancia para que me ayude porque se me hacía difícil y fue ella quien nos enseñó el colecho y la posición de lactancia echada y ¡ME ENCANTÓ! Mi esposo se acomodó a eso porque vio que era mejor tanto para mí como para Iker y hasta ahora (2 años 4 meses), ¡seguimos colechando muy rico! Hemos pasado por altibajos porque Iker empezó a patear a su papá en la cara y él estaba muy incómodo y molesto pero mi carita de gatito de Shrek lo sigue convenciendo de dormir juntitos y apretaditos ja, ja, ja. Stephanie, Mamápetit

En principio dormían ambos a mi lado, en un pack and play mellicero exactamente a medio centímetro de mi cama. Ellos nacieron chiquitos y prematuros, por ello tenía mucho miedo de aplastarlos mientras dormían si es que los ponía a mi lado. Siempre combiné ambos (colecho y cuna), me parece lindo dormir con ellos, pero desde que Marcel se cayó de la cama me quedé en trauma. Ahora hacemos colecho de 8:30 pm (hasta que caigan en los brazos de Morfeo) / Cuna de 10:00 pm, hasta que dure el primer tramo de la noche) / Colecho de madrugada (es decir cuando se despiertan y me llaman a gritos vuelven al nido). AMO dormir con mis mellis. Sobre todo porque antes de dormir los veo en la oscuridad, buscando mis manos y al encontrarlas medio borrachitos sonríen y luego de un par de volteretas en la cama caen como mosquitas (esto puede durar incluso una hora, no miento). Pero también respeto que quieran dormir en su cuna de vez en cuando sobre todo en este calor que parece habernos enviado al mismo infierno. Igual, amo el colecho y lo amaré hasta que ellos ya no quieran echarse en cama de los papás que tiene polvos mágicos para llamar a los buenos sueños. Marité, Mamá de doble yema

 Nosotros preferimos cuna, porque somos altos, mi esposo mide 1,93 y cuando se mueve ocupa media cama, yo me moría de miedo que Oli aplastara a Emma. Por otro lado, los dos somos de sueño ligero, nos despertamos por cualquier cosa y el tener un bebé al medio no nos iba a dejar dormir bien. Finalmente, a nosotros nos gusta ver películas hasta tarde, pedimos pizza y nos encanta tener las noches para nosotros solos. Sabíamos que con el colecho, siempre iba a estar Emma entre los dos. Emma no tiene idea de lo que es dormir con nosotros, así que no lo pide. Solo cuando está enfermita pasa a nuestra cama. Pamela, Mambru

Ambas, ¿no? A veces necesitarán más tu presencia física y se meten a tu cama todas las noches. A veces, duermen en la suya. Pero, de bebés mejor en cuna. Intenté hacer colecho con mi hijo mayor pero, nos fue pésimo. Los dos dormíamos peor. Él se movía más y quería más leche creo que por tener el olor tan cerca. No duramos ni dos noches. Lo pasé a su cuna y todos felices. Milagros, Neuromamá

Desde el primer día que Fausto nació durmió en su cuna, nunca en nuestra cama y Frank decidió a los dos meses enviarlo a su cuarto y la verdad no me arrepiento. Son tantas las malas noches que pasamos o de sueños interrumpido que es bueno para los dos tener noches donde solo somos los dos y podemos dormir bien. Es verdad que también el primer año de vida de Faustito, Frank no paraba en casa así que cuando llegaba queríamos estar solos los dos. Cuando Fausto cumplió 2 años practicamos el colecho más de un mes porque me arrebaté y regalé la cuna para comprar la cama. Fue un mes delicioso poder dormir con Faustito y tenerlo cerca y ame ese mes pero no creo que hubiera aguantado más. María Grazia, Mamma Mía

Siempre pensé que mi Ratón iba a dormir en su cuna, hasta que nació y lloraba MAL si es que no estaba echado encima mío, así que mi esposo arrimó la cuna contra la cama, le quitó la reja, y empezamos el colecho. Hoy, después de casi 4 años y otro Cuy que también duerme con nosotros, sé que es la única forma en que hubiera podido seguir trabajando sin desvelarme y continuar con una lactancia materna exclusiva. Mi esposo y yo sí pensamos que cuando el Cuy se destete los vamos a mandar a dormir a los 2 a un camarote, ja, ja, ja, ja. Jennifer, Jennyrella

Colecho  Me encanta poder verla dormir acurrucadita con nosotros y que nos despierte a besos. Algún día ya no querrá dormir con nosotros entonces prefiero aprovechar cada segundo con mi bebita  ¡Juntos es mejor! – Sandra, Ella es Mia

En nuestro caso hacemos colecho desde el día 1 hasta ahora; sin embargo, hay días que si duermen en su cama, hoy por ejemplo los 4 estamos metidos en una cama gigante, nosotros empezamos a colechar por puro instinto, al ser mellizos prematuros, me daba pánico pensar que dormirían en otro lugar y además empollamos 2 meses que no salí de mi dormitorio y me quede con ellos. Cuando empezaron a crecer los pasábamos a sus cunas, pero siempre uno de los dos o los dos terminaban durmiendo con nosotros; hacer colecho es rico, pero también es rico dormir a tus anchas en la cama. Por el momento lo disfrutaremos y como siempre nos dejaremos llevar, en unos años ya nos exigirán su independencia y a nosotros sólo nos quedará llorar. Yazmin – Papis por primeravez

Colecho, es increíble sentir tan cerca a tu enano y dormir tan tranquilo. Yo fui de las mamás psycho que ponía el dedo en la nariz o tocaba la barriga para ver si respiraba. En esa época tuvimos su cunita más lejos de mi cama. Al pasarlo mis terrores al tema de que se meta bajo las sábanas se acabaron. Como papás sabes que tu hijo duerme contigo y no lo chancas, aunque acepto que papito un día se durmió sobre su mano :( luego crecen y el saber que es más difícil que quieran dormir contigo da pena. ¡Aprovechen! A los 2 lo pasé a su cuarto, los primeros días con él enseñándole a dormir en cama de niño grande, fue su tiempo, él me lo pidió. Es feliz en su habitación y nosotros felices de verlo. Milagros, Mi mesita de noche

En mi cama hay colecho desde que Gabriel nació. Nunca le gustó la cuna y nosotros amamos dormir con él, es de esos niños que pueden dormir abrazaditos de ti, sin patear y haciéndote cariño en la noche. En la cuna lloraba porque a media noche sus piernitas gordas se atracaban en las divisiones. Intentamos que duerma en el piso con su colchón y a la mañana lo encontraba a su papá durmiendo en el colchón abajo y a Gabriel bien estirando en la cama. Ahora se acuesta en su cama y a las 5am se pasa con nosotros y nosotros lo disfrutamos, pero ahora que está gigante, disfrutamos también el tiempo que tenemos más espacio en la cama. Milagros, Legalmente mamá

Colechamos con Joaquín y Olivia duerme feliz toda la noche en su cuna. Creo en los dos porque cada uno funciona dependiendo de cada hijo. Al principio odiaba el colecho lo hacía por obligación porque sabía que Joaquín lo necesitaba, por algo se pasaba todas las noches a mi cama, pero realmente dormíamos todos pésimo. Con el tiempo nos acomodamos y el aprendió a dormir sin patearnos y moverse por toda la cama y ahora las noches que no se pasa hasta dudamos en ir lo a buscar a su cama ja, ja, ja, es riquísimo dormir con él. Olivia en cambio es súper independiente y se duerme solita en su cuna, no se despierta de noche y si lo ha hecho nunca ha tenido interés en dormir en nuestra cama. Cada niño es un mundo, yo creo que ella disfruta su espacio. Veremos qué pasa cuando se dé cuenta que Joaquín duerme con nosotros, colecho con dos niños si debe ser difícil aunque no imposible ;) estoy a favor de cualquiera de los dos lo importante es hacer lo que funciona para tu familia. Kristin, Mami-s-Cool

Yo aún no termino de decidirme. Si bien acuesto todas las noches a mi bebé en su cuna cuando se despierta durante la noche en varias ocasiones ya se queda a dormir con nosotros hasta la mañana. Cuando sea más grande creo que no me va a molestar que de vez en cuando duerma con nosotros pero todas las noches porque ella y yo nos movemos un montón así que terminaríamos botando a Sergio de la cama. Claudia, Arroz con leche me voy acasar

¡Yo soy pro apapacho! A ambos desde que nacieron prácticamente durmieron en la cuna ensamblada a mi cama. La lactancia de madrugada y las despertadas no fueron tan duras creo que gracias a eso. Mi esposo siempre quiso que vayan a su cuna solos, pero yo Siempre pensé "cuando necesiten irse, se irán" y efectivamente ambos a los dos años decidieron tener su espacio. Hoy cada uno duerme en su cuarto pero la mayoría de madrugadas el menor se levanta como a las 3, abre su puerta, abre la mía, sube a la cama y sigue soñando abrazado a mí. A la mayor si creo que la perdí. Y la extraño. Charo, Hada Artesana

Giu duerme en el mismo cuarto pero no en la misma cama, nosotros nunca quisimos. Siempre me quedó la duda de que hacían las "mamás colecho" cuando el esposo se ponía muy cariñoso en las noches. Me resultaría muy incómodo, y no por el espacio. Gino, Papá de G

Mia y yo dormimos juntas, en realidad como vivimos con mis papas y mi cuarto es súper grande su cama está en la otra esquina , hubo una época que la usó , la cuna si la usaba pero como tuve épocas que me sentía muy sola me la jalaba a mi cama.... cuestión de compañía y de sentirla cerca y aparte por que se me hacía más fácil darle de lactar en la noche... ahora a sus 5 años somos full colecho, ella sabe que ahí está su cama, pero las veces que ha dormido sola ha tenido pesadillas... poco a poco se irá ... dice que el lunes ( así es todos los domingos) y bueno aquí sigue, yo creo que depende de cada uno, de cada familia y no me parece malo... he leído miles de estudios unos pro, unos contra y como siempre digo, al final es como nos hace sentir y como llevamos nuestra vida y nuestra relación con nuestros hijos. Rocio, Mia yyo

También dormí con mis hijos. Con la primera hasta casi los 5 años. Si no se dormía en mi cama, se pasaba en la madrugada. Con mi hijo también, sobre todo en la época que le daba de lactar. Luego dormía al lado de mi cama en una cunita porque tenía a la mayor en la cama y tenía miedo que lo aplaste. Pero a medida que el segundo fue creciendo ya todos nos acomodamos. El tip o consejo acá es que ambos padres estén de acuerdo, sino, si puede ser un problema de pareja. Mis hijos ya no duermen con nosotros hace años pero siempre hay invitaciones o de pronto estamos viendo una película y todos nos quedamos dormidos. Súper incómodos obviamente porque ya están grandes pero también es lindo tenerlos cerca y apapacharnos. Karen, La Espátula Verde

Conmigo, más aún durante la lactancia, de ahí hemos pasado por diferentes períodos; cuando nació mi segundo hijo, me quedaba en la cama con él y mi esposo dormía con el mayor en su cuarto, así no se despertaban por las noches, de ahí nos repartimos... hay veces que mi esposo duerme con los chicos en su cuarto para dejarme dormir en caso haya tenido varias malas noches, otras duermo yo sola con el mayor o sola con el menor... eso sí, todos juntos, los cuatro si no la hacemos, menos con este calor. Jennifer, 9 meses

¡Ya ven! Cada familia es un mundo. Hay quienes prefieren cuna, otras colecho, otras un mixto. No juzguemos y sea cual sea nuestra decisión si es con amor FUNCIONARÁ. Y ustedes qué les funciona, ¿colecho o cuna?