3 tips para organizarte (que no son para mí) y 2 más (que sí)



Desde que me hice madre y volví full-time a la oficina, mis días son un locón, mis fines de semana me sirven para ponerme al día con la casa y cónyuge, al gato lo tengo abandonado, y para la hora en que mi hija se va a dormir, yo estoy agotada.

Felizmente, para bien o mal, no soy la única. Lo sé porque ando en un foro de madres (en verdad ando en mil foros de madres) (alguien dijo pobreloca?) y en uno de ellos, una puso la pregunta:

Para madres trabajadoras, tengo una pregunta: ¿cómo manejan su tiempo entre la familia y trabajo? Me está costando tener la casa en orden, mantener a mi hijo entretenido, ¡cocinar! Trabajar y lo demás… agotada (emoticón agotado)

Amiga: I feel you.


Al momento, el post tiene 31 comentarios. Algunos solo para decir “te entiendo!”, otros para decir “fuerza, mama!”, y otros comentarios vienen con atrevidos sabios consejos – y déjame decirte por qué no me sirven a mí:

- Susanita comenta: Delega a tu marido
Pff. No quiero decir que Cónyuge no hace nada, pero tampoco te puedo decir que esto es un 50-50. La diferencia es que mientras Cónyuge hace lo que recuerda y lo que le pido, mi cerebro anda a mil pensando en lo que tengo que hacer, lo que tengo que hacer después y lo que sé que se tiene que hacer, pero no sé si tenga tiempo de. Además, pedir ayuda tiende a descomputarme y a cambiar mi rutina. Por ejemplo, si él le lava las manos después del desayuno, se me congela el disco duro: pero igual debo lavarle los dientes, que es también el momento en que YO me lavo los dientes. Ahora tengo que esperar que él termine de lavarle las manos. Y yo cuándo me lavo los dientes?!




Y es cuando me ve a punto del patatús que se le activa la “hormona de la iniciativa” y empieza a hacer cosas sin que diga nada.  Un dulce.


2         
           - Martha Stewart comenta: Prepara comidas por adelantado
Pff. Miren. Trato. Pero mi experiencia solo me ha dejado con el congelador lleno de tappers que luego considero comida misteriosa y poco virtuosa. Y sí, he leído los tips de qué se debe y qué no se debe congelar, pero mi cerebro no procesa. Sucede que yo estaré a cargo de mi casa, pero eso de ama de casa…. No me sale.
(Además, confieso que ese tiempo en que Cónyuge mira a Mucita mientras yo cocino, es uno de mis momentos favoritos del día).

      - Paris Hilton comenta (este es mi favorito): ten un cuarto de juegos. ¡Por qué tener juguetes en la sala, comedor, y pasillos?
Mira, yo te explico: porque no todos tenemos la mansión! En el cuarto de Mucita, entra su cama, cambiador y un silloncito lo suficientemente cómodo para sentarme, contarle un cuento y hacerla dormir. (Es que amiga, el metro cuadrado en Europa cuestapé) Punto. El cuarto de invitados SLASH estudio no tiene espacio para un SLASH cuarto de juegos, y con mi cuarto: no te metas. ¿qué me queda? Una sala con una esquina de juegos, que se esparce hacia las otras tres esquinas de 5 a 7pm los días de semana, y hacia el comedor los fines de semana.

¿Pero sabes qué SÍ me va? Apunta, maifrend:
      
      - Comprar por internet
Lo compro todo. Hago el supermercado por internet, regalos de cumpleaños, tarjetas navideñas, muebles para la casa, vajilla y utensilios de cocina, y hasta zapatos.
(Ropa no tanto, pues aún encuentro terapéutico eso de ir de compras y pasar la tarjeta.)
      
      - Trabajar de casa
Tengo la suerte de que mi trabajo me lo permite, casi casi las veces que quiera. Y así, dos o tres veces a la semana trabajo de casa, lo que me permite hacer la lavandería entre reuniones telefónicas, cocinar entre correos, lavar biberones mientras me hago el café y recoger juguetes del suelo cuando necesito estirar las piernas.

Después de esto, aún puedo llegar temprano a recoger a Mucita de la guardería, comer en familia a las 18:30 (sip, a esa hora comemos en esta casa) y tirarme cual trapo en el sillón a ver tele con Cónyuge a las 8pm, celebrando que no se pudo hacer todo pero hicimos lo mejor que pudimos.


¿Y a ti qué te funciona?