Papá no me ayuda con mi bebé



Seguramente, por el título de este post piensas que esta es una catarsis sobre todas las excusas que encuentra mi esposo para no ayudarme con nuestro bebé. En realidad es todo lo contrario y ahora te vas a enterar porqué.

Sergio, mi esposo, y yo esperamos tanto la llegada de nuestro bebé que realmente antes de que nazca vivíamos ilusionados en cómo haríamos para pasar el mayor tiempo posible con ella y, dado que ambos trabajamos, qué haríamos una vez que yo regrese a trabajar. Las dudas de si es que contratábamos a una nana o no rondaban nuestras cabezas pero al no tener a nadie de confianza era algo que realmente nos ponía algo nerviosos. Como Dios obra de maneras increíbles dio la casualidad que Sergio cambió de trabajo y el horario que tendría era por la tarde, inicialmente no me gustó la idea porque nos veríamos menos pero viendo el lado positivo él podría quedarse con Mapi durante la mañana. Confieso que nunca dudé de las habilidades de mi esposo para cuidar a la bebe pero si tuve miedo de que él se pudiera cansar o aburrir de llevar el ritmo de cuidar a Mapi en la mañana y luego trabajar.



Finalmente Mapi llegó al mundo para llenarnos la vida de más amor y los meses de licencia pasaron muy rápido, admito que por momentos quise no regresar a trabajar para poder disfrutar a mi bebé todo el tiempo pero lamentablemente esa no es una opción. Así que regresé al trabajo y empezamos nuestra nueva rutina. Mapi felizmente se adaptó bien a tomar su leche de biberón con papá y en realidad el cambio de pañales sabía que no sería problema. En realidad esto ha generado una hermosa relación papá – hija que sé que con el tiempo será mucho más fuerte y especial. Sergio pasa las mañanas con mi bebé y me manda fotos divertidas como estas:





Eso de que los papás son descoordinados con la ropa creo que solo un mito. Sergio es el más amoroso, cariñoso y cuidadoso con Mapi. Es más, hace meses que dejé de dejarle la ropa que debe de ponerle porque el elige las mejores combinaciones y hasta intentó hacerle colitas.




Debo confesar que en varias ocasiones siento algo de celos, ya que me encantaría estar también con ellos, pero sé que Mapi está recibiendo lo mejor de los dos y eso es lo más importante. Es por eso que mi esposo no me ayuda con mi bebé, mi esposo cría a mi bebé conmigo. No solo es un esposo increíble sino un excelente papá y eso hace que lo ame más cada día.