La importancia de los abuelos

Mis abuelos y bisabuelos de mis #MellizosLópez

Hace unos meses perdí una parte importante en mi, perdí aquel eslabón que con el solo hecho saber que existía motivaba mi vida, perdí a alguien que siempre me dio la mano cuando me caía, perdí a mi segundo Padre, perdí a mi Abuelito, papá Ernesto.

No sabía lo que se venía, hasta que llegó su partida, sabía que en algún momento iba a pasar, pero nunca uno esta preparado para cuando esto sucede, o peor aún, no saber qué hacer con su ausencia en los pasos de los días, porque todo, absolutamente todo me hace recordarlo.

No deseo que sea un post para nada triste, todo lo contrario, ese eslabón que yo perdí, aquella persona que ya no esta a mi lado, mi abuelito, fue uno de mis grandes motores de vida y aún lo es con cada recuerdo que me dejó, siempre lo veía sonriendo, y ahora es cuando entiendo el ¿por qué?, lo veo reflejado en los ojos de mis hijos cuando ellos ven a sus abuelos, aman a cada uno por igual y a su manera, no hay momento que no se engrían con ellos, saben que ellos son su protección y que no importa cuánto tiempo haya pasado sin verlos siempre estarán con una sonrisa.

Para un abuelito no existe travesura mal intencionada, es sólo un juego con un final desafortunado y una lección aprendida. Para un abuelito ver a través de los ojos de sus nietos es ver su reflejo y sentir las ganas de disfrutar hasta de las más pequeñas cosas que nos puede dejar la vida y de cada minuto que les damos de nuestro tiempo.

Saben algo, mi abuelito me dejo dos de las mejores enseñanzas, el vivir siempre con un sonrisa y que la familia es el tesoro más preciado en la vida. No hay día que no extrañe sus abrazos pero el ver a mis hijos como abrazan a los suyos traen aquel recuerdo que nunca borraré.

img_5341
Papá Ernesto y su fiel compañera Mamá Oli