Baby Lead Weaning y otros trucos para que aprendan a comer de todo



Varias veces me han preguntado, qué cosa he hecho con mis niñas para que coman de todo y a tan cortita edad comiencen a comer solitas. Hoy, les voy a compartir algunos truquitos que espero que te ayuden.

Les cuento que yo también he pasado por el estrés y desesperación cuando mis hijas no comen pero siempre recuerdo lo que me dijo una vez una enfermera "todos los niños pasan por una etapa en la que andan inapetentes, es normal; puede ser que esté un poco empachado de días anteriores y aún no ha ido al baño; otras veces pasan unos días sin comer justo antes de dar un estirón y pasada esa etapa se quieren comer toda la cocina"

Así que siempre lo tengo en cuenta cuando las nenas me rechazan la comida.

Así que cuando esto sucede hago lo siguiente, les doy de comer cada dos o tres horas. Suena contradictorio ya que el problema es que no quieren comer. Sin embargo, cuando les ofrezco snacks pequeños cada cierta hora, ellas tienden a recibirlos con mejores ánimos.

Siempre opto por los snacks más saludables a mi alcance. Si hay fruta, les doy eso en el desayuno, unas horas después, les doy uvas, en la tarde les invito zanahorias bebés o pimientos dulces recién cortados, en la noche, una sopita calientita. Todo en pequeñas porciones y si andan medio estreñidas, la cáscara de las frutas y la sopita caliente va a ayudar a su organismo a procesar mejor.

Otra cosa que me funcionan, son los jugos de fruta con espinacas o col crespa. Estos son un éxito en mi casa porque les pongo un cuarto de taza de cada uno en un jugo de fresas y la bebida no cambia de color y las niñas no sienten el sabor. Es excelente para meter las vitaminas de estas verduritas en sus cuerpos sin que hagan berrinches.

Para que aprendan a comer solas, yo he aplicado el Baby Lead Weaning con las dos niñas. Cuando lo hice con Naya, no sabía que se llamaba así pero ya con Nicolette aprendí el nombre. Consiste en incentivar a tu pequeño bebé que recién está aprendiendo a comer, a hacerlo sólo, explorando con sus manitos y ensuciándose al máximo.

Puedes comenzar poniendo la papilla en la mesa, muchas veces la textura es todo lo que necesitan sentir para sentirse incentivados a comer. Con el transcurso de los meses, le pones comidas un poco más sólidas y elaboradas a su alcance. Comienza con pequeñas porciones de pollito hervido y verduritas que puedan deshacerse en su boca si es no tiene muchos dientecitos.

No dudes en aumentar las porciones y los tipos de comida mientras crecen. Si te arriesgas a hacerles probar todos los tipos de carnes y vegetales tan pequeñitos (ojo, todos bien cocidos) ellos más adelante no tendrán problemas para comerlos. Mis dos chiquititas han probado hasta comida coreana y como lo hemos hecho más de una vez, para ellas no es novedad y con el tiempo han comenzado a tener mayor disposición a comidas de otras culturas. ¡Eso es un súper beneficio!

Si notas que a tu bebé no le gusta cierto alimento (como a Nicolette no le gusta la palta). No te desanimes; algunos niños necesitan probar un alimento por lo menos 10 veces antes de que lo acepten y les guste. Así que no te rindas, yo le meto la palta en la carne a Nicolette para se deshaga en su boca y se la termine tragando.

El beneficio gigante que he visto con Baby Lead Weaning es que los bebés tienden a probar más variedades de alimentos porque lo hacen a propia voluntad y claro, está el otro lado que si no les gusta se lo regalan al perro. Además, aprenden a comer solos desde muy pequeños y ¡adivina qué! tú también puedes comer al mismo tiempo y no tienes que esperar a que tu peque termine de comer para comenzar tú.

Un último truco que no puedo dejar ir es que es super hiper archi importante enseñarles que las verduras son deliciosas; con tus palabras y con tu ejemplo.

Siempre va a haber ese adulto que sin ánimos de arruinarte tu plan "Eating clean" le va a decir a tu peque "Verduras, wacala", Ahí estas tú para cambiarle el ánimo, lo que yo hago es responder inmediatamente "no, pero si la comida es deliciosa, además son tan divertidas porque vienen en todos los colores"

Siempre regálale a tu hijo un comentario positivo sobre la comida. Cuando veo a Naya dudando sobre una verdura yo le digo "¿pepinos? pero si a ti te encantan los pepinos" y ella inmediatamente cambia su actitud y se las come. A veces le digo, "bueno, prueba una vez, si no te gusta ya no te lo comes" claro, ha habido ocasiones en las que no le gustó y tengo que cumplir mi promesa, pero por lo general si le termina gustando.

Bueno, éstos son mis truquitos. Hay algunos días en los que me tengo que ingeniar un poquito más, pero hay muchos en los que no tengo que esforzarme tanto y ambas comen lo que les doy.


Espero que alguno de éstos les pueda servir en casa. ¡Me cuentan!