TRABAJO FUERA DE CASA



Qué difícil es trabajar fuera de casa y no poder estar con nuestros hijos, ayer llegué del trabajo me acerqué a darle un beso a Antonia, que ya estaba dormida, y se levantó y entre sueños me dijo esto: "Mamá, yo estaba dormida y te vi y mi sueño se hizo realidad" el corazón se me estrujó; como quisiera estar con ella siempre, en cada salida al parque, en cada enfermedad que debo controlar por teléfono, en cada cumpleaños al que no la puedo llevar, en cada paseo del nido en el que ve a otros niños con sus papás y le pregunta a su abuela por mí, en cada ida al pediatra en la que mi esposo muchas veces me hace el favor de llevarla, o simplemente en momentos sin excusas necesarias para estar ahí con ella. 

¿Pero saben? Estoy segura que Antonia crecerá, sabiendo que todo esto lo hago por ella y estará más que orgullosa de mi, de todo lo que hago para compensar mi tiempo ausente y para poder darle lo mejor en todos los aspectos de su vida, ya que a pesar de no estar juntas las 24 horas del día, yo solo me enfoco en que ella sea feliz. Hoy a Antonia le toca vivir de esta manera, con una mamá que trabaja fuera de casa, que quizás está poco tiempo con ella físicamente, que muchas noches llega y la encuentra dormida; pero así somos ella y yo… únicas, porque vivimos a nuestra manera, adaptadas a nuestro estilo de vida donde cada llegada a la casa es un mar de emociones, donde con un abrazo y un beso enorme compensamos todo eso tiempo separadas; porque ella ya aprendió a vivir así y yo ya aprendí a vivir de esta manera y sé que cada día que pase la llamaré por teléfono y ella me contestará como siempre, sin saber quién llama, con un: "Aló mamá" lleno de alegría, que la encontraré todas las noches cuando llegue a casa temprano paradita en la ventana saltando de la emoción sin parar y que cada día que la deje en el nido o en colegio siempre me dirá: "un beso y un abrazo mamá, te amo mucho" y me despida tranquila haciendo el mismo gesto con sus manitos todos los días; y es que ella ya lo sabe, en unas horas tendremos la mejor bienvenida del mundo y ambas solo esperamos por ese momento. 

Y es que para mí no es mejor si trabajamos fuera de casa o si trabajamos en ella, finalmente son decisiones que cada una toma de acuerdo a lo que busca y que nadie debe cuestionar ni criticar, lo importante es encontrar el equilibrio perfecto, para que dentro de lo que nos toca vivir todo marche bien.


De todos modos, si trabajan fuera de casa como yo, no dejen de leer estas recomendaciones que hace mucho tiempo Naomi Toma, Psicóloga y Terapeuta de Artes Expresivas, compartió con todas nosotras, estoy segura que les ayudará a estar siempre presentes: http://www.elbauldeantonia.com/2015/05/si-trabajas-este-es-el-post-ideal-para.html?m=1