Por culpa del huevo frito


Por culpa del huevo frito (eso que llaman karma)

Por culpa del huevo frito, porque eso era lo más rico #DelMundoMundial en mis años mozos. ¿Huevo frito con papitas fritas? Me preguntaba mi abuelita con una sonrisa, sabiendo que la respuesta sería sí. Huevo frito con papas fritas de desayuno, huevo frito con papas fritas de almuerzo, huevo frito con papas fritas en la cena. Ese, amiga-amigo lector, hubiese sido un día perfecto.

Tengo vagos recuerdos:
  • “Mi lechita”, que más que una memoria en mi cerebro, es un recuerdo sembrado por cada tía/tío que busca traer una anécdota del pasado. Dice la leyenda, que era lo único que quería comer tomar la mayoría de las veces. Y miento, claro que es una memoria también, dado que mi biberón me acompañó bien entrados mis 5 o 6 años.
  • Esparcir todo hacia los bordes del plato, para aparentar que había comido suficiente
  • Dar una vuelta a la mesa por cada cuchara que comía
  • Echarle kétchup al arroz y aceptar que eso sería lo único que comería porque todo lo demás me sabía a poto

-          La historia de los niños que no tienen nada que comer mientras yo no terminaba mi plato
Conclusión: DaniMu, joyita #186 *insertar comida acá* No gracias, yo no.

Y COMO LA VIDA DA VUELTAS, heme acá el día de hoy. Mucita SE NIEGA a comer. Yo sé que a sus 14 meses, es chiquita y aún está en el proceso de explorar (más con las manos y la gravedad que con la lengua últimamente), y ENTIENDO que hay que tener paciencia y que no debo forzarla si no quiero, porque no queremos generar traumas a la hora de la cena. PERO PUCHA. Y ayer en el control, que no ha subido mucho de peso, que está creciendo pero que hay que controlar su peso, que quizá es porque estuvo enferma la semana pasada. Y yo por dentro pensando que hoy no quiso terminar su cereal y que ayer no quiso terminar su cena. La verdad no recuerdo cuándo fue la última vez que se terminó un plato.


Por eso, hoy le echo la culpa al huevo frito por ser tan rico. Porque mi hija se verá igual a su padre, pero cada día me veo más a mí en ella - y qué miedo.