Mi hijo aún no deja los pañales


Nunca la había tenido tan clara como hasta ahora que tengo un hijo que ya no es un bebé.  Muchos me han dicho que ya está en la edad de sacarle los pañales – Iker tiene 2 años. Pero, siempre me he preguntado, ¿de quién depende el estar o no listo para dar ese siguiente paso? En mi caso la respuesta está en mi hijo. Yo no puedo hacer que dé ese paso si él no se siente preparado.

Entonces, ¿cuál es mi papel? Mi papel está en siempre mencionarle que puede utilizar el inodoro cada vez que tenga ganas de hacer pila o caca. Cuando lo veo pujar, le digo y a veces le pregunto si le gustaría ir a probar. Mi papel está en informarle y en recordarle que también está la otra opción y que ya puede el sentarse ahí con mi ayuda, pues ya no es un bebé de brazos.

Por otro lado, debo mencionarles que en mi caso, Mamá Petit y la familia petit, estamos criando a Iker dentro de una crianza con apego y respeto. Esto significa que cada etapa, cada paso, la hacemos respetando los pasos pequeños o agigantados de Iker y no solamente lo que nos gustaría a nosotros. Esto es muy importante porque dentro de lo que es este tipo de crianza, nos referimos al respeto por los deseos, gustos de nuestros hijos. Tomamos en cuenta de forma activa lo que ellos quieren y lo que están preparados para hacer. Somos de apoyo para las cosas que no se sienten preparados y nunca los obligamos a estarlo – si no lo sienten.

Entonces, volviendo al tema de los pañales. Iker aún no muestra mucho interés por ir al baño y dejar los pañales. Si bien es cierto, los fines de semana en que estamos tanto su mamá como su papá le es más fácil mirar al inodoro y querer probarlo… los días de semana ni lo mira. Al menos no para él jajaja pero si yo estoy en el baño él va corriendo para jalar la bomba. Pero es ahí donde yo encuentro una ventanita para decirle que él podría estar sentado ahí como yo. Se queda pensando unos micro segundos y se va corriendo jajaja. ¿Qué me está diciendo? A lo mejor que aún no es el momento… y eso está completamente bien.

Debemos sacarnos el mito de que los niños a los dos años ya deben haber dejado los pañales. No todos los niños van al mismo ritmo. No todos caminan antes del año, no todos hablan al año… debemos dejar de comparar a nuestros hijos con lo que hacen los demás porque eso solamente les quitará la seguridad que están formando en estos años tan importantes de sus vidas.


Así que lo digo orgullosamente: “mi hijo aún no deja los pañales y si… tiene dos años y 2 meses.” Los dejará cuando el sienta que pueda hacerlo y yo estaré ahí a su costado para ayudarlo y para acompañarlo en este paso importante para él.