IDEAS PARA HACER HELADOS DE PURA FRUTA

Helados de fruta hechos en casa



Te cuento que todos los viernes, junto con un grupo de mamás en el colegio de mi hija, estamos ofreciendo snacks saludables, con la intención de darles más opciones a la hora del recreo. Uno de los snacks que ha tenido una gran acogida han sido los helados de pura fruta. Se los hemos llevado en presentación “chup” (se consiguen muy fácil en las librerías y mercados) y también en moldes en forma de paleta de helado. Ha causado sensación y se acaban en menos de 10 minutos.
La idea es que sean helados de pura fruta con frutas de la estación, las más ricas, jugosas y dulces.  
Esta iniciativa en el colegio, me ha parecido una idea genial para promover el consumo de frutas en los niños, ya que las frutas están cargadas de pura vitaminas, minerales, fibra y muchas cosas buenas para nuestra salud.

Hace unos días ya he desempolvado mis moldes para hacer helados y se me han ocurrido muchas ideas para preparar helados caseros de pura fruta para mis hijos. Un snack perfecto para que coman después del colegio.

Helados nutritivos
Además, si te sientes súper creativa, les puede agregar algunos ingredientes extras para hacerlos más nutritivos, por ejemplo:
·         semillas de chia,
·         leche de almendras,
·         miel de algarrobina,
·         jarabe de yacón,
·         leche de coco,
·         cocoa,
·         kiwicha pop,
·         maca,
·         yogurt, etc.

No hay una medida exacta para hacer helados de pura fruta
Cuando yo preparo helados, no tengo una medida exacta, usualmente licúo la fruta con un poco de agua, sólo lo suficiente para ayudar a la licuadora a hacer su trabajo, y a partir de ahí agrego los extras, dependiendo de las frutas. Por ejemplo:

·         Fresas con leche de almendras y chía
·         Lúcuma con algarrobina y maca
·         Sandía con jarabe de yacón
·         Arándanos con yogurt natural
·         Piña con leche de coco y kiwicha pop
·         Maracuyá con chía
·         Tuna con agua de coco
·         Leche de tu elección con cocoa y miel



Para unos 8 helados o chups calcula un promedio de 2 a 3 tazas de fruta combinada con el líquido de tu elección (agua, leche, yogurt, etc.)

Combina frutas y verduras
Otra idea buenaza es combinar frutas, tal cual estuvieras haciendo un batido, es realmente muy simple de preparar helados caseros para los niños (y adultos también!). Y qué tal si haces un batido verde, y lo conviertes en helado? Seguro que nadie se imagina que ese dulce y refrescante helado de piña con “menta” (porque eso les dirás cuando pregunten porque está verde!!) es en realidad un poderoso helado de piña con espinaca! Prueba y sorprende a tus hijos con estas combinaciones:

·         Piña, plátano y espinaca (opcional)
·         Fresa con arándanos
·         Kiwi con piña
·         Limón y fresas
·         Mango con naranja
·         Sanía con fresas
·         Melón con naranja
·         Etc.

Moldes para hacer helados de fruta 
Como te comenté al principio, puedes usar bolsitas para chups para hacer helados. Otra opción más “eco-friendly” es utilizar moldes para hacer helados que se consiguen con mucha facilidad en este época. Usualmente son de plástico resistente para la congeladora. También he visto los de silicona que se ven muy prácticos a la hora de desmoldar. Otra alternativa es usar vasos de plástico o de gelatina y paletas de madera que venden en las librerías. O haz como yo cuando era chica, que llenaba las cubetas de hielo y esperaba a que se congelen, las desmoldaba y las guardaba en una bolsita en la congeladora.

Un tip para congelar es que siempre debes de dejar un espacio cuando llenas el molde, por lo menos 1cm a 2 cm, porque cuando tu helado de fruta se congele, se inflará. Si no dejas ese espacio, lo más probable es que se el líquido se rebalse o se abra la bolsa de chup. Así que recuerda siempre dejar un espacio.

Espero haber activado en ti muchas ideas para que hagas en esta primavera que casi ya parece verano y prepares helados caseros que serán la sensación en tu casa tanto como lo ha sido en el colegio de mi hija.


Porque lo bueno, se comparte.