Yo sabía que tenía depresión post parto y no quería pedir ayuda.



Dos de los temas más difíciles de compartir son, la pérdida de un bebé y la depresión post parto. Yo, he perdido dos bebés estando embarazada (aquí el post) y por mucho tiempo no he podido expresar esos sentimientos incluso a mi esposo.

Yo necesito sentir que mi corazón ya no se encoje cada vez que hablo del tema, simplemente las palabras no salen de mi boca mientras estoy sufriendo por dentro. Lo mismo me sucedió cuando comencé a sufrir depresión post parto.

Depresión post parto, es un sentimiento que va más allá del cansancio, no es sólo sentir ganas de llorar, es mucho más profundo y muchas veces puede llevar a que sintamos que ya no somos valiosas en este mundo y todos van a estar mejor sin nuestra presencia. De acuerdo a las estadísticas, el 15% de las mujeres que dan a luz, sufren de depresión post parto.

 Cuando nació Naya, no sólo me sentía cansada, me sentía devastada. Les explico, era un sentimiento de soledad y simplemente no quería ser madre, me molestaba el llanto de mi bebé y sentía que había cometido un error al embarazarme y dar a luz una hermosa bebé.

Cuando nació Nicolette, el sentimiento no sólo era hacia mi bebé recién nacida, si no también hacia mi hermosa Naya. No las quería, no entendía por qué había cometido la locura de volver a embarazarme y de tener otra bebé. Entre atender a una bebé que sólo quería lactar y una hija mayor que quería el amor la atención de su mamá, me volvía loca y tenía ganas de desaparecer, quería salir corriendo de la casa y dejarlas atrás, tenía que ir a la otra habitación a llorar de la desesperación para que mis hijas no vean lo mal que me sentía.

Por las noches me ponía a pensar que ellos estarían mucho mejor sin mí. Porque sentía que como yo0 me sentía infeliz, ellos también eran infelices a mi lado. Pero todo esto lo vivía sola, en mi mente, no se lo compartía a nadie y cuando mi doctor me preguntaba cómo me sentía, yo mentía que estaba de maravilla.

Un mes después mis padres vinieron a visitarme por Navidad. Tenerlos en casa, fue muy reconfortante pero aún me sentía triste por dentro. Recuerdo haber llorado en los hombros de mi madre pero nunca le dije por qué. Con los meses, aprendí a vivir de ésta forma y comencé a tener hábitos para descansar y lentamente comencé a sentirme mejor.

Hace un par de meses, cuando Nicolette tenía 8 meses, volví a sentir profunda tristeza y pocas ganas de existir. Yo me decía ¡imposible si ya han pasado 8 meses! entonces comencé a buscar información sobre señales de depresión post parto; esto es lo que encontré y lo comparto con ustedes:


1.     La depresión post parto ocurre en el primer año de vida del bebé. 
2.     La mamá presenta sentimientos negativos muy fuertes: Culpa, miseria, desolación, vives irritada y es imposible enfocarse en lo positivo.
3.     Sientes constante ansiedad y es más preocupante en mujeres que antes no solían sentirse así. Comienzas a sentirte más preocupadas por la seguridad de tu bebé y la tuya. 
4.     Te sientes hostil hacia tu bebé. (En mi caso, yo no las quería)
5.     Sientes culpabilidad extrema. Porque sientes que no eres lo suficientemente buena como mamá y claro, como sientes rechazo hacia tus hijos, eso te hace sentir aún más culpable.
6.     Cansancio extremo. Es normal que las madres de recién nacidos se encuentren cansadas, pero ellas encuentran felicidad en la vida de sus bebés y si estas deprimida no encuentras esa felicidad.
7.     Ataques de pánico. Lo que les explicaba al querer salir corriendo y me escondía en mi habitación para llorar y tratar de calmar mi corazón que latía a mil. 
8.     Pérdida de apetito. El cansancio, las náuseas, hacen que las mamás con depresión post parto pierdan el apetito. 
9.     Pérdida del apetito sexual. Es normal que luego de dar a luz no exista mucho apetito sexual debido al cansancio, a la incomodidad con nuestros propios cuerpos, etc. Pero si esto dura varios meses, puede que estés sufriendo de depresión post parto.
10. Sentimientos de hacer daño a nuestros bebés o a uno mismo. Esto sucede en los casos más severos de depresión post parto. 

Qué pasó conmigo, cuando fui a mi cita de los 8 meses decidí "confesar" a mi doctora como me estaba sintiendo. Ella me escuchaba mientras yo ya no podía contener mis lágrimas. Sentía mucha culpa, sentía que era una madre terrible al no haber confesado esto antes y no haber hecho algo para mejorar. Incluso hoy, mientras escribo este post, me duele admitir que pude haber tomado medidas y posiblemente hubiera podido ser una mejor versión de mi misma. 

Mi doctora, me recetó medicamentos. Estos me ayudan a sentirme más tranquila y además puedo tomarlos mientras doy de lactar. 

Hoy, me siento diferente me siento mucho mejor. Amo a mis hijas, me encanta jugar con ellas y he vuelto a besar sus cachetes con ganas. Levantarme a dar de lactar no es molestia, al contrario, sentir su cuerpito pequeñito en mis brazos en medio de la oscuridad es reconfortante y siento profundo amor por mis pequeñas que dependen mucho de mí. 

Si acabas de tener tu bebé y estas en su primer año de vida y sientes uno o más puntos de la lista arriba, te RUEGO que busques ayuda. Es difícil lo sé, pero definitivamente vale la pena, al final tú te sentirás renovada, fresca, el cansancio seguirá ahí pero sabes qué no va a ser terrible porque vas a sentir que lo estás haciendo todo con mucho amor. 


¡Busca ayuda! y si necesitas hablar con alguien personalmente, yo estoy aquí y voy a entender cómo te sientes.