¿Qué hago si mi bebé se atora o atraganta?



Hace unas semanas pasé los peores segundos de mi vida. Le pusieron a Mapi las vacunas que le corresponden para sus 2 meses y nos dijeron que podría darle fiebre por lo que nos recetaron un medicamento para aliviar los malestares y que la fiebre suba mucho. Todo estuvo bien y sin ningún problema hasta que mientras le daba sus gotitas, de dos en dos para que las pueda pasar sin problemas, algo sucedió. Mapi empezó a hacer el sonido típico cuando alguien se está ahogando. Felizmente, mantuve la calma y la volteé y le apliqué la Maniobra de Heimlich para bebés que hace algunos años me enseñaron en una capacitación. No saben cuánto agradecí en ese momento a Dios por esa capacitación y por haber estado atenta ese día (ya que tener un bebé en ese momento no estaba en mis planes).

¡Qué importante es saber que tenemos que hacer en caso de que nuestros pequeños tengan algún accidente! Es por eso que a continuación les cuento cómo se aplica esta maniobra que puede salvarle la vida a nuestros hijitos.

Cuando un bebé o niño se atraganta le tenemos que dar atención de manera inmediata. No hay tiempo, en primera instancia, para llegar a emergencia de una clínica o centro de salud, ni para llamar a una ambulancia. Si es que fuera necesario, esto lo debes hacer luego de darle la atención inicial.
Tan pronto notas que el bebé tose tratando de liberar sus vías respiratorias o hace arcadas debes de dejarlo que continúe. Esto significa que la obstrucción es parcial y probablemente se libere con la tosiendo. Si es que en vez de mejorar el pequeño de pronto ya no puede toser y hace sonidos raros tratando de respirar es momento de aplicar la maniobra de Heimlich. Para esto, debes de seguir los siguientes pasos:

1.    Poner al bebé boca abajo, en un ángulo de 45° grados aproximadamente, apoyándolo en tu antebrazo. Agarra su cabecita con esa misma mano y con los dedos índice y pulgar sostén su mandíbula.


Fuente: Baby Center

 2.   Con la otra mano, bien extendida, dale 5 palmaditas firmes, pero no tan fuertes, a la altura de los omóplatos cómo puedes ver en la siguiente imagen.

  
3.    Luego de darle las palmaditas, y si aún el bebé no libera sus vías aéreas, lo debes de voltear para realizarle compresiones pectorales. Giras al bebé de tal manera que ahora veas su carita, la cabeza debe de estar más abajo que su tronco. Luego, con 2 dedos, debes de realizar 5 compresiones en el centro del pecho del bebé. Como se ve en la siguiente imagen:


Fuente: INFOMED



4.    Realizar los puntos uno, dos y tres hasta que el bebé bote lo que no le permitía respirar o empiece a llorar o toser (que será lo que lo hará que lo ayudará a liberar sus vías aéreas).

Si es que están solas deben de realizar estos pasos por 2 minutos y si el pequeño aún no logra botar lo que está causando el atragantamiento deben de pedir asistencia médica, los bomberos, SAMU o reportar la emergencia a la central de atenciones en caso de contar con un seguro particular.

De todo corazón les recomiendo que en la próxima visita al pediatra le hagan preguntas, si es que aún no lo han hecho, de qué hacer ante diferentes situaciones que podrían vivir sus hijos para estar preparados (golpes, quemaduras, picaduras de insectos, reacciones alérgicas, convulsiones, entre otros). Esperemos que nunca tengan que pasar con alguna de estas situaciones con sus pequeños pero si fuera el caso ya estarán preparados.