PIE DE JACK O’ LANTERN


La primera vez que escuché “pie de calabaza”, me pareció muy raro que se preparara un dulce con un vegetal. Pero igual habíamos ido a vivir a un país nuevo, con costumbres nuevas, y como “a donde fueres haz lo que vieres”, debíamos probarlo. Al fin y al cabo, en Perú tenemos los picarones hechos de zapallo, y son buenazos. ¿Qué tan malo podía ser? (respuesta: ¡era increíble!)

Aprovechando que es muy fácil encontrar CALABAZAS en el supermercado (a pesar de no ser un vegetal que consumimos regularmente en este lado del mundo), decidí hacer una deco del Jack o’ Lantern. Y como no iba a desperdiciar el relleno de la calabaza, prepare el postre súper clásico de esta época del año en USA: el pie de calabaza o “pumpkin pie”. Es fácil, y como siempre hay que aprender algo nuevo, vale la pena intentarlo.


Ingredientes:

Corteza
-       200 gramos de galletas de vainilla
-       100 gramos de mantequilla o aceite de coco
Relleno
-       ¾ de taza de azúcar rubia
-       ½ cucharadita de sal
-       Canela en polvo
-       2 huevos
-       450 gramos de calabaza
-       1 lata de leche evaporada

     Decoración
  •          Crema batida




Preparación:
  • Cortas y vacías la calabaza, separando las pepas de la pulpa. Una vez que tengas toda la pulpa, la pones a hervir con agua suficiente para que la cubra por 10 minutos.
  • Mueles o licúas las galletas, las mezclas con la mantequilla o aceite de coco, y una vez que tengas una masa uniforme, la esparces por toda la superficie de una fuente para pie y la llevas al horno hasta que quede crocante. Entonces apagas el horno.
  • Una vez que la pulpa de la calabaza está suave, la cuelas y luego la licúas.
  • Mezclas el azúcar, la sal y la canela. En un recipiente aparte, bates los huevos y le añades la calabaza y los demás ingredientes mezclados.
  • Incorporas la leche gradualmente sin dejar de mezclar.
  • Una vez que tengas una mezcla homogénea, la viertes sobre la corteza, y la vuelves a llevar al horno precalentado, en 200°C por 10 minutos. Luego reduces la temperatura a 180°C y lo dejas hornear por 30 minutos más.
  • Una vez que esté listo, lo retiras del horno y lo dejas enfriar.
  • Puedes servirlo con crema batida.