A ti, mamá de corazón



Hoy en la mañana me desperté pensando en ti. Me lavé la cara y pensé en lo que debes estar siento ahora mismo. Esas ganas infinitas de ver las dos rayitas en la prueba instantánea, ese deseo profundo de ver un número mayor a 5 en la hoja de resultados del examen de sangre que te hiciste ayer por la tarde. Pensé en abrazarte y decirte que lo vuelvas a intentar sin perder la fe. Pero entiendo tus ganas de no escucharlo justo ahora.

Sé que las caídas duelen, pero también sé que el corazón de una futura madre lo puede todo. Ese amor infinito por alguien que aún ni siquiera es real, lo puede todo. Y es realmente increíble cómo ese mismo amor y deseo, cuando se plasman en la realidad, parece ser fuera de este mundo. Es ese poder el que te anima a levantarte una vez más y seguir caminando. Intentándolo una y otra vez, aunque duela el alma.

Y ¿sabes qué es lo “lindo” dentro de esto que parece ser una pesadilla? Que cuando se cumpla tu deseo, sea como sea, será el más lindo y mágico del mundo. De tu mundo. Ese mundo que construiste muchísimo tiempo antes de que esa personita llegara al mundo.

Hoy pedí por ti, porque no se te acaben las fuerzas y por fin se sequen tus lágrimas. Pedí porque volvieras pronto a sonreír y decir “ya pasó”. Pedí para que el mundo gire un poco más rápido por unas horas y se te haga más fácil pasar la página. Pedí porque vuelvas a ser la misma luchadora del mes pasado. Pedí porque no exista más deseo en tu corazón que intentarlo una vez más teniendo en cuenta que esto puede volver a pasar, pero nunca, perdiendo las esperanzas.

Pensé en todas esas mamás que no tienen más espacio para otro deseo que ser madres. En la constante lucha con el tiempo que las acecha sin saber que todo está en su mente. Pensé en lo fácil que sería si todas por fin se dieran cuenta que solo basta con querer serlo con el corazón. La forma y el método dejémoslo al viento, es él quien se encargará de mostrarnos el camino después. Aquí solo hay espacio para deseos profundos, esos que se sienten más cerca si se piden con los ojos cerrados.
Hoy pensé en ti, y te mandé las mejores y más potentes vibraciones que existen en mi mundo. Pensé en decirte que no eres la única que pasa por esta pena, que hay muchas como tú pero que la buena noticia es que esa pena luego se ve recompensada por una alegría mayor. Nadie espera en vano, y nadie carga una cruz que no puede soportar.

Una madre es madre desde el corazón. Una madre  es madre sea como sea el medio y la forma. Solo de trata de no perder la fe y seguir buscando entre sueños y realidades lo que puede ser un castillo perfecto. Obvio que entendiendo que puede haber días grises pero siempre teniendo claro que esos días grises existen solo para conocer todos los colores que puede tener un arco iris.


Sigue al pie en la lucha. No te rindas. Ya eres una mamá coraje, desde ahora.