El Colecho ¿sí o no?

Cuando le comento a alguna amiga o familiar que hago colecho, generalmente me miran raro. Generalmente la primera pregunta es "¿Qué es eso?", seguido de un "¿pero lo dejas dormir contigo? ¿Y si se acostumbra? ¿Cuándo lo vas a sacar de tu cama?"


El colecho es la práctica de dormir junto con los hijos. No es para todo el mundo. Yo jamás me imaginé que iba a terminar siendo una mamá que colechaba. Es más, en mis años de maestra, cuando me enteraba que alguno de mis alumnos todavía dormía con sus papás, pensaba "ya se fregaron, nunca va a aprender a dormir solo"

Cuando nació el Ratón, me di con la "sorpresa" de que se quedaba dormido feliz en mis brazos con la teta en la boca, pero que apenas lo ponía en su cunita despertaba mirándome con cara de "¿Tú estás loca? ¿Cómo se te ocurre soltarme/quitarme mi teta?" y arrancaba a llorar. Horror. Mamá primeriza cesareada. Traumada porque no podía dormir con mi hijo en la misma cama ni hablar porque fijo lo aplastas. Muerta de sueño. Y con un pedacito de persona que solamente quería dormir encima mío. ¿Qué podía hacer?

Una rápida búsqueda en Internet me demostró que no estaba sola, y que era una práctica común fuera del mundo occidental. Pero seguía mi duda: ¿y si lo aplasto? ¿y si se cae de la cama? Hasta que encontré un co-sleeper HERMOSO que también costaba carísimo (un co-sleeper o cunita de colecho es una cuna que es abierta por el costado y se conecta a la cama en el lado de la mamá, para que el bebé duerma en su propio espacio pero sin barreras entre la mamá y él, cosa que de noche puedes estar cerca y darle de lactar con más facilidad).


Se lo enseñé a mi esposo feliz y él me dijo "No hay forma, ¿después de todo lo que hemos gastado en la cuna? ¿Y encima para que lo uses solo algunos meses?". Pero después de 1 semana de tortura con el bebé recién nacido sin poder dormir, yo estaba convencida de que esa iba a ser mi solución. Así que a mi esposo se le ocurrió una mejor idea: desatornilló una de las rejas de la cuna, la pegó a mi lado de la cama, y en un ratito tuve mi co-sleeper tamaño familiar.

Antropológicamente: los bebés han evolucionado para dormir con su madre. En la mayoría del mundo no occidental, aún lo hacen. ¿Desde cuándo los bebés duermen en una cuna? Podemos verlo desde las escenas del nacimiento de Jesús que nos enseñan desde pequeños, pero la realidad es que muchas más familias de las que lo admiten duermen con sus hijos. El asunto es que, es muy importante que se sigan las pautas de seguridad.
Me puse a investigar y la primera recomendación oficial de que los bebés duerman solos en sus cunas viene de hace 100 años en los Estados Unidos, cuando habían altos índices de muertes por bebés aplastados en sus sueños por sus padres, debido a la alta tasa de alcoholismo que en ese momento vivía la población. 


Síndrome Infantil de Muerte Súbita (SIDS): el SIDS es cuando los bebés, muchas veces por razones no claras, fallecen durante su sueño. Es la pesadilla de todo padre. Se puede dar por muchos factores, pero desde el 2005, la Academia Americana de Pediatría recomendó que los bebés duerman boca arriba, siguiendo las pautas indicadas más abajo. La incidencia de SIDS se redujo enormemente.

Que el bebé duerma en el mismo cuarto con sus padres (en un ambiente no fumador) reduce enormemente la posibilidad de SIDS, al igual que la lactancia materna exclusiva.

 Entonces, si quiero hacer colecho, ¿cómo hago? Para hacer colecho hay que tomar en cuenta algunas reglas clave (si no las vas a seguir, te diría que el colecho no es para tí y puede ser muy peligroso)
  1. Ambos adultos que duerman en la cama deben haber discutido las pautas, estar informados y estar cómodos con la decisión de hacer colecho con el bebé.
  2. El colecho (si es en la misma cama) debe ser practicado por mamas que están dando lactancia materna exclusiva. Cuando damos lactancia materna exclusiva el cuerpo está más alerta a las necesidades del bebé, lo que no pasa cuando complementamos con fórmula.
  3. El bebé siempre debe estar echado boca arriba.
  4. La superficie de la cuna o cama debería ser firme. No debería ser una cama de agua, almohada, cojines de cualquier tipo, piel de animales o cualquier otra superficie suave o blanda.
  5. La sábana cubrecamas debe estar ajustada al colchón.
  6. El colchón debería entrar exactamente en el área de la cama (no deberían haber espacios con las rejas, cabecera o pies de la cama o cuna).
  7. No deberían haber almohadas sueltas, frazadas, peluches o edredones cerca a la cara del bebé (las puede jalar o puede rodar encima).
  8. No debería haber un espacio entre la cuna y la cama (en el caso de las cunas de colecho) o entre la cuna o cama y la pared (dejando un espacio en donde podría rodar el bebé y quedar atrapado).
  9. Los bebés NUNCA deberían dormir – solos o con un adulto – en un sofá, sillón, silla, o cualquier superficie en donde pueda caer dentro de un espacio apretado o quedar atrapado entre cojines.
  10. Los bebés muy pequeños o prematuros no deben dormir en la misma cama de un adulto.
  11. Un adulto que fuma (aunque no lo esté haciendo en ese momento o en ese ambiente) no debe dormir con un bebé, ni tampoco si es que la madre ha fumado durante el embarazo.
  12. NUNCA dormir con el bebé si es que estás demasiado cansada, o has tomado alcohol, drogas, o algún medicamento sedativo o que cause somnolencia.
  13. El bebé siempre debe dormir del lado de la madre lactante (no entre ambos padres).
  14. Los niños menores de 1 año nunca deberían dormir con otros niños (ni para hacer la siesta).
  15. No envolver o tapar al bebé (es preferible ponerle una ropita un poco más abrigadora y que duerma sin frazadas). 
  16. No sobre-abrigar al bebé.
  17. Si un bebé llora SIEMPRE responder a su llamado.
  18. Si la madre tiene pelo largo, debe tenerlo amarrado.
  19. Un padre que tiene el sueño demasiado profundo no debería dormir en la misma superficie que el bebé.
  20. Una persona extremadamente obesa no debería dormir en la misma superficie que el bebé. 

Yo he hecho colecho tomando estas recomendaciones muy en serio. Doy y he dado lactancia exclusiva a mis 2 hijos. Mis bebés solo han dormido junto a mí (no entre mi esposo y yo). Nadie fuma en la casa. Cuando salgo, sé que no puedo tomar porque cuando llegue a la casa tengo que estar lúcida para poder dormir con el Cuy. Si me enfermo, trato de no tomar ningún medicamento. El Ratón sabe que no se puede echar nunca ni dormir con su hermano (por lo menos hasta que esté más grandecito). Mi esposo está de acuerdo y sabe cómo debe dormir. 
El mejor consejo que puedo dar es conseguir una cuna de colecho, además de seguir las pautas. Pueden conseguirlas en Amazon (la marca es Arm's Reach) y en Lima he visto que las venden en Baby Colecho, a través de Facebook.
 Ventajas del colecho seguro:
  • El bebé está cerca de la madre lactante, quien puede satisfacer sus necesidades más rápidamente.
  • Reduce las veces que hay que levantarse a atender al bebé, por lo que la madre duerme mejor.
  • El bebé llora mucho menos porque está cerca de su mamá y es atendido inmediatamente.
  • Ayuda a establecer y mantenerla lactancia materna exclusiva.
  • Reduce la incidencia de SIDS.
En verdad, colechar ha sido la única manera en que he podido continuar con la lactancia y levantarme a la mañana siguiente a seguir trabajando. Es la única manera en que casi no me despierto para suplir las necesidades de mi bebé por la noche y los 2 dormimos mejor. Pero no es para todos. Tengo amigas que duermen mucho mejor solas. Es una decisión que cada familia debe tomar, de acuerdo a sus necesidades.

Si han hecho colecho, ¡por favor cuenten sus experiencias!