9 temores más comunes de TODO Papá por primera vez

La noticia de ser padre produjo en mi, una mezcla de muchas emociones... alegrías, temores y ansiedad inundaron mi cabeza, sobre todo en una sociedad como la actual donde tendré un rol protagónico y participativo en la crianza de los nuevos integrantes de la familia. Y, más aún siendo un papá como yo, un Papá Gallina.

Debo confesar que por un  lado, aparecen los sentimientos de alegría, orgullo y felicidad plena, pero en paralelo puede surgir temor, el rechazo y el agobio. Si es crudo pero cierto.

Para muchos, incluyéndome, enfrentamos diversos temores y desde que iniciamos este blog muchos padres nos escribieron acerca de estos, los cuales me ayudaron a sentir que no era el único que podía tenerlos, hoy les presento los 9 temores más comunes en los papás primerizos después de haberlos vivido y leído de varios de ustedes Papis por primera vez.
Temor 1: ¿Haré todo bien?

Todos cometemos errores, es natural e inevitable, está bien tener dudas. Si no sabes cómo hacer algo pide ayuda, que te enseñen cuantas veces sea necesario(aprende de las enfermeras en sala de bebés, son unas excelentes maestras), luego practica, después de todo la práctica hace al maestro.

Temor 2: ¿Podré ser capaz de asegurar todo lo necesario para mi familia?

La mejor solución es sacar cuentas, hacer estimaciones de cuanto será el gasto actual y cuánto gastarán cuando llegue el bebé a la familia. Recomiendo planificación previa a la llegada y proyección de gastos, no es lo mismo pasar de ser dos, a pasar a una familia de 3, 4 o etc. Tu solución son tener las cuentas muy claras, más vale prevenir, que lamentar.

Temor 3: Miedo a que el bebé se transforme en el centro de sus vidas.

Lo ideal es que el bebé se adapte a sus vidas y no ustedes al bebé. Si tienen una vida social importante, podrán seguir con ella y con su bebé, sin descuidarlo ni poniéndolo en riesgo. Todos sabemos que un bebé tiene un horario marcado solo hay que adecuarlo nuestras vidas.

Temor 4: Dormir poco.

Al principio será un poco complicado, lo mejor es tener una buena estrategia para poder dormir, por ejemplo, turnarte con tu pareja y duerman cuando el bebé duerma. Con el tiempo tú bebé dormirá más horas y el problema se solucionará.

Temor 5: Que algo salga mal en el bebé.

Habla siempre con el ginecólogo y con el pediatra. No se queden en casa pensando que algo puede salir mal. La probabilidad de que algo suceda siempre está presente, pero intenta no pensar en ello, de esta forma podrás tener los miedos bajo control.

Temor 6: ¿Mi casa se transformará en un verdadero desastre?

Sí, seguro que el orden no será el mismo que tienen en la actualidad, el bebé requiere atención y muchas veces eso provoca que descuidemos algunas cosas. Pero si el orden es muy importante para ustedes pueden hacer un plan para organizar el hogar y compartir tareas siempre, ¡el trabajo en equipo siempre es mejor! En caso no les preocupe el desorden del bebé, ¡disfruten! esa etapa es muy pasajera, muy pronto crecerá y todo volverá al orden de siempre.

Temor 7: ¿Seré un buen padre?

La comunicación es fundamental, conoce cuáles son los problemas. No nacemos siendo padres, está en nosotros decidir qué camino tomar en cuanto a la relación que tenemos con nuestros hijos.

Temor 8: ¿Si no estoy en casa mucho tiempo por el trabajo, mi hijo me reconocerá?

Muchas veces hay trabajos que requieren que estemos ausentes de nuestro hogar por un tiempo. En estos casos hay que intentar valerse de todos los medios de comunicación existentes para que el bebé te sienta cerca, sienta tu voz, vea tu rostro, y que cuando vuelvas a casa el no sienta que eres un extraño. Hoy tenemos todas las herramientas posibles a la mano, ¡sácales el jugo!

Temor 9: ¿Seré incapaz de calmarlo cuando llora?

 que es muy triste ver llorar a su pequeño, pero cuando está en los brazos del papá, (por favor mamás) no se los “arranquen” de los brazos, hay que intentar fomentar el lazo padre e hijo. Probablemente cueste un poco, pero al final el papá entenderá que es lo que quiere el bebé y lo calmará, hasta que logré encontrar esa empatía soñada. Dependemos mucho de ustedes mamás, que nos den la confianza que necesitamos para entender, que nosotros también podemos calmarlos como ustedes y de esa manera vivir nuestra paternidad al máximo.

Formar una familia es uno de los mejores regalos que uno puede tener, pero no llega gratis ni con todo solucionado, hay que trabajar en ella día a día, siempre encontrarás temores o miedos pero que estos sean parte de tu motivación y aprendizaje de vida, porque sabes muy bien que la sonrisa de tus hijos al final de día y el abrazo sincero tu pareja serán el mejor premio para cualquier sacrificio que uno pueda hacer.