¿Yo? ¡Soy ama de casa y a mucha honra!



Estamos viviendo en una época en donde la mujer ahora tiene la posibilidad de salir a trabajar fuera de casa. Muchas de ellas hasta llegan a mantener su hogar mientras alguien más, ya sea familia o una persona de confianza cuida de sus hijos; estas mujeres son definitivamente admirables.

Es tan fuerte el papel que tienen las mujeres que trabajan fuera de casa, que cuando nos encontramos con una mujer que se dedica a cuidar de sus hijos y su casa, no es considerada como un ser fuerte y poderoso en la sociedad. Existen tantos mitos en la sociedad que hacen ver a la mujer que se queda en casa como un ser de poca importancia porque su labor solo se basa en las actividades del hogar.

Pero hoy, desde el punto de vista de un hijo, quiero mostrarles que las mamás son lo máximo (todas las mamas lo son) pero hoy me voy a enfocar en aquella que se queda en casa, porque ellas se dedican a sus hogares 24/7 para poder entregar al mundo seres extraordinarios.

Mamá, tú eres:
La mejor profesora
      Con mami todo el día en casa, tenemos la oportunidad de aprender de todo. Ella nos enseña a ir al baño, nos enseña a divertirnos con las cosas más simples de la vida, nos enseña a saludar y a despedir; nos enseña que debemos comer todos nuestros alimentos y que es importante compartir, y muchas cosas más.

La que nos da seguridad
       Cuando nos sentimos temerosos, mamá tiene el poder del amor para hacernos sentir seguros. Con mucho amor, ella nos abraza y nos canta una canción y su voz mágica nos puede levantar los ánimos y hasta nos ayuda a dormir más tranquilos por la noche.

La más creativa:
       Porque ella puede hacer de una actividad aburrida (como levantar los juguetes) una divertida, porque ella le pone música a todo lo que hacemos y cuando viene con baile, ¡aún mejor!

La más organizada
      Aunque mamá diga que la casa es un desastre, a veces creo que podría ser peor. Luego de un día de haber jugado con todos los juguetes que poseo, milagrosamente al día siguiente todos están en su lugar. Igual sucede con mi ropa, siempre tengo algo limpio que ponerme, cuando no encuentro algo, ella sabe dónde está, ¡gracias, mamá!

La mejor enfermera
      Si me enfermo, mamá siempre está conmigo. Siempre está pendiente de mí, me toma la temperatura, me hace sopita rica y me llena de más besos que de costumbre para sanarme más rápido. Si me caí y me hice herida, ella sabe cómo curarlas. Hasta besa mis heridas y me dice que "todo va a estar muy bien" y yo le creo.     

La mejor chef
      Aunque mamá diga que no sabe cocinar, yo creo que ella es la mejor chef. Me cocina deliciosos tallarines con queso y hace los mejores huevos fritos. Hay días, en los que ella se pone más creativa y le da formas divertidas a mis comidas. Ella es la mejor.   

El chofer más divertido
       Por ella, llego a mis actividades del colegio, voy a los cumpleaños de mis amigos, en verano me lleva al parque. Pero lo más chévere, es que ella pone mis canciones favoritas mientras viajamos y hasta las canta conmigo. Cuando viajamos en bus, ella me muestra lo que hay afuera (las nubes, los carros, las personas) y se ríe conmigo como si fuera la primera vez que las estuviera viendo.

La mejor porrista
        Cuando tengo presentaciones, ella es la primera en aplaudir. Cuando tengo algún juego, ella es la que más grita desde la tribuna y no se pierde ninguna de mis actividades. Su sonrisa me alienta y me dan muchas más ganas de ser el mejor en lo que hago.

Para ti mamá, porque lo que haces en casa es muy importante. Aunque sientas que pasas muchas horas y hay días en los que terminas más cansada que otros, tu labor hace la diferencia. Tus hijos van a recordar todos estos años que pasaste a su lado y si, cuando sean adolescentes posiblemente van a sentir que eres "demasiado", no te rindas, porque es ahí cuando más te necesitan.

Espero que esta publicación te haya hecho sentir especial e importante, porque lo eres. A veces, yo también necesito que me recuerden que mi labor en casa es valiosa y aunque hay días en los que siento que quiero regresar a trabajar, cuando veo a mis hijas, yo sé que por ahora ellas me necesitan y si puedo estar ahí para ellas, lo haré.


Un abrazo y hasta la próxima.