Si tu amiga está por tener un bebé, esto es lo que necesitas hacer


¿Recuerdas cuando estabas ya en tus últimos días antes de dar a luz? Yo recuerdo que estaba muy cansada, emocionada y con muchas ansias de conocer a mi bebé.

¿Recuerdas cómo fueron los primeros días? Bellos y caóticos ¿verdad? Pocas horas de sueño, sin mucho tiempo para comer, bañarnos y usando ese tiempo "libre" para enamorarnos más de nuestros bebés.

A veces olvidamos esto cuando alguien a quien conocemos acaba de tener un bebé, queremos conocerlo ni bien ha salido de la panza y queremos cargar a este nuevo ser preciado y hermoso que muchísimas veces nos olvidamos de lo que la mami necesita.

En este post quiero que refresquemos memoria y hagamos una lista de las cosas que podríamos hacer por nuestras nuevas mamis. Ellas están comenzando esta nueva aventura y como mamis amigas tenemos que mostrar todo nuestro apoyo.

Dale su tiempo y espacio:
Pregunta a la familia si ella quiere recibir visitas en el hospital. Les cuento que en mi caso, no quería ver a nadie cuando tuve a mi primera hija, solo quería estar con ella y con mountain daddy. Con Nicolette, mi segunda bebé, fue diferente, quería estar con gente y familia y quería compartir mi alegría con todos. Si es necesario, espera unas semanas para visitarla nuevamente, recuerda que no está durmiendo por las noches y debe estar muy cansada, ella y su bebé están aprendiendo una nueva rutina y eso toma unas semanas antes de que ambas se sientas cómodas.

Trae tú la comida
No esperes que la mami se levante a servirte como por lo general lo hace cuando tiene visitas en casa. Este caso es especial, pregúntale que se le antoja y tráelo tú; de esa forma ella podrá disfrutar de un antojito y de la buena compañía. Si puedes, trae comida extra para que ella pueda congelarla y calentarla en el momento en el que no tenga tiempo de cocinar; no tienes idea de cuánto te lo va a agradecer.

Limpia tú por ella
Si ves que la casa esta desordenada, no hagas comentarios al respecto. Al contrario, ofrece tu ayuda y dile que mientras ella descansa, tu puedes lavar los platos, levantar algunas cosas o incluso barrer la sala. Estos pequeños detalles, son gigantes a los ojos de las nuevas mamás.

Ofrece cuidar al hijo mayor
Pasar de tener un hijo a dos es d.i.f.i.c.i.l. No les miento, sientes que has perdido el control de todo lo que solías hacer. Porque no sólo tienes a tu hermoso hij@ mayor con sus rutinas bien establecidas, sino que tienes a este nuevo ser que sólo duerme 3 horas, toma leche todo el día y llora como forma de comunicación. Si tienes un hijo de la misma edad, programa un playdate; esas dos horas, son de tremenda ayuda para esta mami, ella puede dedicarse plenamente a su pequeñ@ bebé y de paso el hij@ mayor se distrae y juega feliz sin los llantos del bebé.

No des consejos no solicitados
No llegues con toda tu sabiduría a tratar de instruirla en esa hora de visitar. Ella está cansada, no lo olvides y posiblemente esté un poco frustrada porque aún no ha tenido éxito con la lactancia y su bebé llora toda la noche porque tiene gases. Con mucho cariño y si ella te pregunta, cuéntale lo que funcionó para ti con tu bebé, esta forma de consejo es mejor recibido que los no solicitados.

No caigas de sorpresa
¡De ninguna manera! Simplemente porque ella ya está teniendo un día largo y cansado. Lo que menos quiere es que la veas impresentable y posiblemente con lágrimas en sus ojos. Llama y queda con anticipación, incluso antes de ir el día quedado, llámala; puede que esté muy cansada y no esté con ganas de recibir visitar en ese momento.       

Que tus visitas sean cortas
Con una hora a veces es suficiente. Si tienes que visitarla para que ella pueda comer o tomar un baño, mientras tú apachurras al precioso bebé, hazlo. Estas visitas relámpago son bien recibidas, sobre todo si son para ayudar a una mami amiga.

Dale aliento:
Cada bebé es diferente y el hecho de que tu pequeño haya comenzado a dormir toda la noche a tan solo unos meses, no significa que el suyo lo hará. Haz que se sienta especial y dale fuerzas, las primeras semanas son las más difíciles para una mamá nueva.

¿Qué otro consejo podríamos agregar a esta lista? Todos estos han sido recolectados por experiencia propia y habiendo hablado con otras mamis.


Les mando un abrazo fuerte hermosas y hasta la próxima.