Ser mamá en Holanda (parte 2): dar a luz y post parto



Continuando con mi experiencia de maternidad, lejos de mi Perucito, en el país que hoy a veces me animo a llamar “hogar”… el parto.

No entraré en detalles sobre mi trabajo de parto, el cual fue glorioso, emancipador, un parto (y que lo conté acá), sino en cómo funciona acá (o al menos lo que sé, y lo que me tocó).

A todo esto, ¿sabías que Holanda tiene el % más alto de nacimientos en casa del mundo occidental? Acá unas cifras para entrar en contexto (fuentes: 1 y 2)

     en UK, 2.4% de partos suceden en casa (en 2013), era 3% en el 2008
     en USA es 0,72% (2009)
      en Australia es 0.3% (2008)
      Nueva Zelanda 2.5% (2004)
     En Holanda,  20% de nacimientos son en casa

Anyway, si bien las cifras no son comparables porque están en diferentes años, se ve una diferencia. Algunas fuentes incluso dicen que los nacimientos en casa, en Holanda, son el 30%, y que esto viene de un 60% en los 60.

Pero no, Mucita no nació en mi cama (nunca tan holandesa, con eso me ganaba el pasaporte y me lo entregaba directamente el rey luego de tomarme un mate con Máxima). Pero les cuento para explicar un poco la mentalidad de acá: “tratemos de hacerlo del modo más natural posible - qué fluya, man”. O sea:

     Te esperan, no planean: si el bebé está bien, si mami está bien, si todo parece estar en orden, la midwife va a esperar a que tu bebé decida salir – hasta la semana 42. Pasada la semana 42, te inducirán
     Además, si las condiciones son las adecuadas, el parto es o es vaginal. La cesárea no es una opción, es sólo una necesidad en caso de problemas médicos.
     Y finalmente hay una tendencia por no usar epidural ni anestesias. Según esta fuente, solo el 10% de partos en Holanda son con algún tipo de anestesia. WHAT. Y por ahí hay mamis que me dice que se la negaron. Indirectamente, claro: “pero ya falta poco”, “el anestesiólogo no está de turno”, “ya no se puede”, etc.

Yo, por mi lado, contribuí con ese 90% de partos sin anestesia, pero el motivo detrás no era ningún acto heróico de querer un parto 100% natural. La verdad es que le tengo pánico a las agujas.

Y luego de esa mágica (y dolorosísima aventura) del parto, nació Mucita. Y apenas salió, sin limpiarla ni nada, sin envolverla ni nada, la pusieron en mi pecho (solo por un ratito pues necesitaba oxígeno, mi pequeña azulita). Luego de eso, nuevamente a mi pecho donde di de lactar por primera vez y donde se quedó todo el rato. No se la llevan a ningún cuarto: ahí hacen los controles, ahí la limpian, ahí donde yo pueda verla (por eso sé que, mi hija será blanca y rubia, pero es por los genes de su padre, ¡porque que no me la cambiaron!). Y así, dentro de ese momento mágico de emociones y hormonas, de tener a mi bebé en brazos, de verme mamá por primera vez. En ese momento, me preguntan: ¿quieres hacer pichi? Porque no te puedes ir a tu casa hasta hacer pichi.

O SEA, ME BAJARON DE MI NUBE IN ONE.

Pero sí. Si bebé está bien y mami está bien (y ha hecho su pichi) te mandan a tu casa ese mismo día. Yo di a luz a las 18:35, y Mucita y yo llegamos esa misma noche a las  23:00.... Donde me esperaba mi “kraamzorg”.

El post parto

Nunca tan mala ondas, noquenó. Te mandan a tu casa pero no te mandan sola. La “kraamzorg” es un ángel bajado del cielo, una enfermera enviada por el gobierno, a toda mamá que acaba de dar a luz. Ella irá a tu casa por los siguientes 7 días para revisarte a ti y a tu bebé, te enseñará a cambiar pañales, diferentes posiciones para dar de lactar, le dará el primer baño a tu bebé y te enseñará cómo dárselo tú misma en el segundo y tercero. Si eso no es suficiente, tenderá tu cama todos los días, limpiará tu casa, limpiará los baños, te preparará el desayuno, el almuerzo y te dejará preparada la cena antes de irse, y si alguien viene a visitarte, atenderá a tus invitados preparándoles el tradicional beschuit met muisjes - un gusto adquirido.



Como entenderán, luego de casi 7 años viviendo acá, sin empleada, sin mucha ayuda doméstica más que el recién contratado chico de la limpieza que viene cada dos semanas… esto era el sueño. Además que estoy segura mi casa nunca había estado tan limpia como esa semana. Además que la señora era tan buena tan buena que no pude no amarla. Y el día que se fue, si no era porque mi mamá estaba en Holanda conmigo, me perdía.

¿Y qué más es normal por acá?
-       Recibirás tarjetas, montón.
-       Enviarás tú una tarjeta a todos tus amigos, familiares y conocidos anunciando las buenas nuevas, ella incluirá tu teléfono/email para que la gente que quiera visitar pueda coordinar una visita (visitas en donde tú invitarás beschuir met muisjes)
-       El papá recibe tres días libres, en uno de ellos está obligado a inscribir al bebé en la municipalidad. La mamá recibe 12 semanas desde el día de nacimiento (+4 semanas antes)
-       Te visitarán del centro de salud para hacerle pruebas a tu pequeñita, te visitará tu médico para ver que todo esté bien, y te visitará tu midwife un par de veces por si tienes alguna queja o pregunta

-       Te sentirás la persona más feliz del mundo - pero seguro que pasa en todos los países. Eres mamá.