Medicina natural en casa



Les quiero dar tres tips que me han servido un montón con Iker y sobretodo porque son naturales y. ¿qué mejor que eso para compartir, no?

Siempre he tratado de no usar pastillas y medicamentos químicos. Siempre he preferido aguantar el dolor de cabeza antes de tomarme un panadol. Y es que el cuerpo se empieza a acostumbrar y luego no te basta una sola pastilla sino 2 ó 3. Esa idea nunca me gustó y decidí siempre buscar lo más natural posible.

Con Iker he hecho lo mismo. En estos 22 meses nunca he usado una pastilla o medicamentos.

Cuando empecé con la lactancia, también empecé a investigar más y me di cuenta que la lactancia es oro. La lactancia no solo alimenta a nuestros bebés sino también los protege y les crea inmunidad. Los senos de la madre son un laboratorio vivo que crean la fórmula perfecta – la leche – para cada bebé. Esta fórmula varía dependiendo de lo que nuestro bebé necesita día a día. ¡Es increíble! Y además, sirve para tranquilizar y relajar al bebé en circunstancias que lo ponen nervioso como por ejemplo en las vacunas. Por eso le dicen tetanalgesia ja, ja.

Bueno, mi primer tip tiene que ver con la leche materna.

¿Alguna vez sus bebés han estado muy congestionados? Pues me imagino que sí. Les cuento que no es necesario usar los saca mocos (y batallar con ellos). Puedes utilizar tu leche y es muy sencillo; solo tienes que ponerle un poco de tu leche en la nariz. Puedes sacarte y ponerle con una jeringa o puedes hacerlo desde la misma teta. La leche va a ayudar a soltar los moquitos y así se van a aliviar un montón. A mi solo me sirvió este método. Intenté una vez con el saca moco pero lo vi tan grande para su pequeña naricita y vi su cara de incomodidad que no volví a intentarlo y ¡oh, sorpresa! me enteré que con la leche lo podía hacer en menos de 1 minuto.  

Otra cosa que puedes hacer con la leche es cuando tienen infección en el oído. Igual que en el ejemplo anterior, le ponen unas gotitas de su leche en el oído y santo remedio. ¡Sí, es oro! ¡Es magia! También, si le sale algún tipo de sarpullido, puedes “lavarle” la carita, los bracitos, etc. con la leche y eso va a ayudar a aliviar un poco. Así como también te va a ayudar a ti si tienes gritas en el pezón. Pues no necesitas comprar ninguna crema, lo único que necesitas es ponerte alrededor del pezón un poco de tu propia leche y esperar que se absorba. (¡inténtelo!)


Mi segundo tip es el uso de la cebolla. ¿Alguna vez sus bebés han estado tan pero tan congestionados que no pueden dormir? Bueno para eso está la cebolla. Tienes que cortar una cebolla en la mitad (cruda) y ponerla en un recipiente. Ese recipiente lo colocas cerca de donde duerme el bebé: debajo de la cuna, al costado de su cama, en la mesa de noche, etc. El olor tan fuerte de la cebolla los va a despejar durante la noche y van a poder dormir mejor. Claro, el cuarto se va a quedar con olor a cebolla fuerte PERO les puedo asegurar que su bebé va a descansar mucho mejor.  100% recomendado hasta para nosotros.

Mi tercer tip es la avena. Además de poder comértela ja, ja, también la puedes usar en el baño como un jabón natural. Esto sirve para los bebés que tienen problemas en la piel. Por ejemplo; a Iker hace poco le salieron como pequeños eccemas en la piel (espalda, cuello y barriga) entonces recurrí, gracias a una amiga, a usar la leche de avena. Colocas dos cucharadas de avena en una media, la cierras y le pones agua tibia. Luego esa media se la pasas por la piel como si fuera jabón. Esa leche que sale es lo que va a aliviar y quitarle por completo todos los malestares a los pocos días de usarlo. Lo recomendable es dejar todos los demás productos como shampoo y jabones y, solamente usar la leche de avena hasta que se vean las mejoras.

Y, por último, mi cuarto tip que es una “yapa” para todos ustedes, es la manzanilla. Si, también puedes hacerte una infusión pero en este caso lo recomiendo para aliviar sarpullidos ocasionados por el calor. Un buen baño en agua de manzanilla, a parte de relajar al bebé, le aliviará todo ese sarpullido al instante. También lo puedes utilizar cuando tienen golpes y moretones y ayuda también para esos bebés que necesitan recuperar el sueño o los que se acuestan muy tarde. Pues la manzanilla es súper relajante.

Estoy segura que existen mucho más tips naturales y me encantaría que si saben de alguno, lo compartan sin dudarlo. Yo aquí les estoy dando mi top 4 que los he usado y me han dejado sorprendida de cómo realmente ayudan un montón. Recuerden siempre recurrir primero a lo natural e informarse sobre todo lo que tenemos en casa porque esas pequeñas cosas que no nos imaginamos que pueden curar… curan y curan mejor que un panadol.