Mi cuerpo, mis derechos


Es muy triste saber que en algunas partes del mundo, las mujeres no tienen derecho a tomar decisiones como con quién casarse, cuándo y cuántos hijos tener o no tenerlos. Pero sin irnos muy lejos, en Latinoamérica, a pesar de que no hay políticas reguladas por los gobiernos, y las mujeres podemos ejercer nuestro derecho a decidir tener o no hijos, todavía tenemos que lidiar con mitos y presiones sociales que nos increpan con preguntas como: ¿Cuándo  te casas?, ¿Cuándo “encargas”? o ¿Cuándo vas por la parejita?
¿Cómo las mujeres podemos llenarnos de fuerza y despertar de este letargo para poder decidir sin culpas lo que queramos? Pues usemos nuestra energía femenina y llenémonos de empoderamiento. La clave: Buscar información.
Somos empoderadas cuando decidimos tener hijos o no, somos empoderadas cuando tenemos acceso a información sobre planificación familiar y los diversos tipos de anticonceptivos, somos empoderadas cuando tenemos la habilidad de decidir entre diferentes opciones para beneficio nuestro y nuestra familia.
¿Cómo nos beneficia? A las mujeres jóvenes acabando el colegio y poder seguir una carrera. Beneficia a una mujer poder planear tener hijos cuando esté lista. Beneficia a una madre a poder decidir cuántos hijos tener. La planificación familiar tiene un impacto dramático en las mujeres y familias así como en la calidad de vida que puedan tener.

Empodérate mujer, basta ya de conformismo y dejadez. Eres tan suertuda de vivir en esta parte del mundo donde tú tienes el derecho a decidir. Habla con un profesional de salud acerca de los diferentes métodos de planificación familiar, infórmate, la decisión está  en tus manos.