Manifiesto por la libertad


No sabemos cuánto ni cómo viviremos el tiempo que nos queda...

Todos los años hacemos resoluciones a cumplir y/o alcanzar sin pensar que la vida es corta y debemos aprovecharla al máximo. Tal vez nos presionamos mucho buscando esa "vida ideal" que tanto anhelamos.

Liberarnos de algunas cosas puede ser una buena manera de ser más felices y alcanzar algunos objetivos como "LA FELICIDAD" y "TRANQUILIDAD" para nuestras vidas. Menos estrés, menos desilusiones, etc.

Este año he decidido NO CUMPLIR RESOLUCIONES sino realizar un Manifiesto de "Adiós al..."

Adiós a los días tristes en los que siento que algo me falta: Puedo estar pasando por una etapa de escasez económica que me afecta en el día a día, pero estoy sana, mi hijo es maravilloso y aún así llegamos a fin de mes y la pasamos muy bien.

Adiós al mal humor y las ganas de querer matar a las personas en la calle: Siempre me ha afectado mucho el caos en la calle. Reniego y/o me indigno y ya no quiero sentirme así. No me trae nada nuevo, afecta mi estado mental y el de quiénes me rodean. Así que trato de escuchar música si estoy sola para olvidarme un poco de lo que pasa a mi alrededor. O si estoy con Lyon, lo apachurro, le veo la carita y mi ánimo cambia al toque.

Adiós al sentirme culpable por no haber tomado las mejores decisiones en mi vida: Estoy pagando mis platos rotos y ya está. Dejaré mis malas decisiones en el pasado y me concentraré en tomar mejores decisiones con la cabeza siempre fría. Fui muy mala manejando mi dinero y mis ganas locas de siempre querer comprar cosas nuevas y hoy por hoy trato de controlar esos impulsos y estoy tratando con todas mis fuerzas de manejar mejor mis ingresos. Ahora... mi hermano me ayuda recordándome que NO necesitamos tal y cual cosa y sigo adelante. Jajaja.

Adiós al estrés de seguir un régimen alimenticio o de ejercicio que no me hace feliz: Me sigo preocupando porque mi peso ideal aún está lejos de ser alcanzado pero soy consciente de lo que vivo en el día a día. Hay momentos de estrés, desorden alimenticio (chocolates para estar despierta hasta tarde y seguir trabajando o comerme lo que encuentre en la cocina para calmar la ansiedad del momento) pero ya no dejo que eso me frustre. Sólo me enfoco en el momento y me recuerdo que ya llegará de nuevo el día de empezar una dieta y retomar mi bajada de peso. Hay que disfrutar los procesos que nos llevan a cambios positivos, junto con las rocas que se cruzan en esos cambios. No me castigaré más porque rompí mi dieta con un chocolate. Mi elección, haber decidido hacer ejercicio con #lamafitness y aceptar que habrán semanas que no podré entrenar por temas laborales.

Adiós a querer ser la "mamá ideal": Como la mayoría de mamás, tenía grandes expectativas y un buen repertorio en mi cabeza, de como iban a ser las cosas. Leí todos los artículos necesarios para saber que cosas TENÍA que hacer y que cosas NO HARÍA. Lamentablemente, en la práctica todo ha sido diferente. Hoy le digo adiós a las presiones que me impuse, y a los ideales que me tracé. Hago lo mejor que puedo y tengo que aceptar eso como algo bueno. Bienvenidos esos momentos de desastres en casa, bienvenida la sala sucia y el mueble todo pintado porque me rendí al ver como agarraba el plumón. Hoy disfruto de sentarme un rato con Lyon a ver videos o televisión y me siento bien. Si no quiere comer mucho, no me hago bolas y si se me pasó limpiarle los dientes 1 día, todo bien también. Hago lo mejor que puedo y espero que eso sea suficiente.

En resumen, este es un año para "dejar atrás las preocupaciones" y concentrarme en las cosas buenas.

La vida ya es bastante difícil para ponernos estándares tan altos que sólo nos traen mas estrés y preocupación.

Y tú, ¿a qué le podrías decir adiós este año? ¿Qué puedes dejar atrás para tener mas tranquilidad y ser un poco más feliz?