Yo tengo un hijo favorito




Es mi gran secreto, nunca le he contado a nadie. No estoy avergonzada. Amor y favoritismo no son lo mismo. ¿Soy una terrible mamá?, depende. Si mi favoritismo llega a ser evidente ciertamente soy una mala madre, pues mi otro niño podría crecer con celos y/o problemas psicológicos, incluso mi niño favorito podría llegar a sentirse culpable de su estatus.
Si le preguntas a un padre si tiene un hijo favorito, obviamente te responderá que no. Hagas lo que hagas no lo admitirá y mantendrá esta respuesta durante toda su vida ¿no es eso lo que te responde tu madre cuando le haces esta pregunta? Mentirita blanca le llaman.
¿No me crees? Expertos nos lo dicen: “El 95% de los padres tienen un hijo preferido, y el 5% restante miente”, jaja, así de cómico, ¿de qué depende?, no hay nada claro: podría ser el hijo mayor, el menor, el único varón, la mujercita, el que requiere un cuidado especial, incluso por causas superficiales como el color de sus ojos, si son atléticos (suena horrible pero es cierto).
Sin embargo no hay de qué sentirse culpable mami, la ciencia nos dice que es natural tener una conexión especial con uno de ellos, lo importante es asumirlo y una vez aceptado tratar de darles el trato que ellos necesitan según su personalidad, siendo justos y celebrando sus logros por igual.
“Yo tengo un hijo favorito”, y aunque ellos nacieron el mismo día y compartieron la pancita de mamá, son tan distintos entre si, mi niño es mi favorito para hacer locuras y hacerle cosquillas sin parar, un real temerario y seductor. Y mi niña, ay mi niña, ella es mi favorita cuando se trata de besos y ternura, me rindo ante su sonrisa coquetona y esos ojos brillantes como las estrellas. LOS AMO DIFERENTE PERO IGUAL, es que el corazón de una madre es tan voluble y tendrá su favorito según el estado en que se encuentren nuestros hijos, al diablo con la ciencia ¿verdad? Jaja

¿y tú tienes un hijo favorito?