La tecnología y los niños


Atravesamos tiempos donde la tecnología cada vez forma más parte de nosotros , integrándose a nuestra rutina con mayor fuerza y cumpliendo papeles importante.

Pero cuando asociamos tecnología y nuestros hijos? Cuál es nuestra perspectiva ?o cuál es el rol que queremos que tenga ?

Cada vez somos espectadores pasivos de cómo un niño reduce su creatividad para crear su propio juego o hacer volar su imaginación por tan solo resumirlo en que esté sentado en "silencio" frente a un dispositivo electrónico, creando ellos una burbuja donde solo existe el aparato electrónico y ellos, apartándose de lo que ocurre en su alrededor; es como si se colocarán unas vendas y unos audífonos que los aíslan de todo,ya que muchos pasan horas de horas frente a estos "silenciadores tecnológicos"

Al margen de la adicción que a muchos les despierta el uso de estos dispositivos, hay algo aún peor desde mi punto de vista, y es; que les va quitando alas a la natural imaginación para que los niños puedan crear sus propios juegos, hacer uso de sus cerebros y de todas las habilidades que en ese proceso el niño va descubriendo de si mismo.

Es bueno que el niño se sienta aburrido, no podemos sobreestimularlo, tenemos que dejar que dentro de su estado de "aburrimiento" cree o busque la manera de salir de este.

Esta comprobado que el 60 % de los padres no supervisa el uso de la tecnología de sus hijos, y al 75% de los niños se les permite la tecnología en sus habitaciones. El 75 % de los niños de 9 y 10 años reportan problemas de sueño y esto afecta directamente el rendimiento escolar.

Es muy importante integrarnos al sistema respetando sus beneficios indudablemente,se aconseja que el uso de estos dispositivos se maneje con ciertos rangos de tiempo aconsejables, en donde bebés de 0 a 2 años no deben tener ningún contacto con esta tecnología, de 3 a 10 años restringirlos a una hora por día, y de 10 a 18 años a 2 horas por día.

No olvidemos  lo maravilloso que es la inocencia y lo inmensa que es la imaginación de la niñez, no les cortemos las alas tan solo por no tener la paciencia o tiempo para entenderlos, entender sus momentos, optando como solución tenerlos en "silencio" de manera automática con estos aparatos.

"Aunque los síntomas del problema, en efecto, queden silenciados, tanto niños como padres habrán perdido una estupenda oportunidad de aprender a afrontar la frustración" (Educación Montessori)

Seamos consientes de nuestra labor como padres y seamos nosotros los primeros en enseñarles cómo lidear con sus emociones,pasiones y frustraciones.