Galletas de avena y plátano

La receta de hoy tiene dos buenas ventajas, la primera es que es súper, híper fácil de hacer, y la segunda, que es la principal, es que son unas galletas sanísimas.
¿Qué tienen de especial? Pues no llevan mantequilla, no llevan huevos, no llevan azúcar, no llevan harina ¿qué tal? Y una agregado más, tienen un gran contenido de fibra pues están hechas con avena.
Son unas galletas blandas, verán que cuando salen del horno, a pesar de estar doradas y bien cocidas, estarán muy blandas, por lo que tendrán que dejar que se enfríen en la lata. Una vez frías habrán tomado más consistencia, pero igual seguirán siendo blandas.
Si les gusta el sabor del plátano las van a encontrar fabulosas. Para darles un toque adicional de sabor, les puse chispas de chocolate, usé un chocolate orgánico al 70%, lo que le da un toque amarguito a las galletas que las hace deliciosas.
Pero si ustedes prefieren, en lugar de chocolate, les pueden poner pasas, mejor picaditas para que no queden trozos grandes. También quedan espectaculares con trocitos de pecanas tostadas. En fin, pueden ponerles el “relleno” que quieran, o dejarlas así, con solo plátano y avena.
Con esta receta les salen aprox 24 galletitas. Sin relleno cada galletita tendrá unas 20 calorías, pero con las chispitas de chocolate, pues tendrán unas 38 calorías.
Vamos con la receta.
GALLETAS DE AVENA Y PLÁTANO

Ingredientes
1 taza de avena
1 taza de puré de plátano (2 plátanos)
1 cucharadita de vainilla
1/4 taza de chispas de chocolate (o nueces, pecanas, pasas, coco rallado, etc.)

Preparación:
Precalentar el horno en 350°F/180°C.
Forrar una placa para horno con papel manteca o silicona.
En un tazón colocar la avena con el plátano y la vainilla y mezclar bien.
Agregar las chispas de chocolate y mezclar.
Formar las galletas con ayuda de dos cucharas o una cucharita de helado y colocarlas en la placa para horno.
Hornear por 15-20 minutos, hasta ver que la base de las galletas está dorada.
Retirar, dejar entibiar y luego transferir a una rejilla para que se enfríen.
Son ideales para comerlas el mismo día.