6 cosas que tienes que saber sobre la lactancia



1. Nadie tiene leche al principio.
Todos los bebes lloran de hambre hasta que baja la leche. Es normal, nacen preparados para esa bajada de peso. Nacen hinchados y con exceso de agua justamente porque la naturaleza es sabia. Lo difícil es aguantar el llanto del bebe y superar la frustración. Como mamás nos frustramos porque no sale suficiente leche los primeros días y nuestros bebes lloran de hambre. Después se regulariza la situación, es cuestión de ser perseverante.

2. La lactancia duele al principio.
Los primeros días o incluso primeras semanas no son nada fáciles.  Te salen heridas y parece imposible. Pero después de un par de semanas pasa, hay que ser perseverantes y no tirar la toalla. Les prometo que pasa y después es una de las experiencias más lindas y placenteras que puedes vivir.

3. El cuerpo produce la cantidad de leche necesaria para tu bebé. Es típico escuchar “no tenía suficiente leche”, “se quedaba con hambre y lo tenía que complementar con formula”. Si te sacas leche desde el primer día verás que al principio no sale mucho, porque tu bebé no necesita mucho, su estómago es chiquitito. A nadie le sale 8 onzas de leche desde el primer día. Si complementas desde el principio con fórmula en lugar de darle a libre demanda, si puede pasar que no produzcas mucha leche porque de cierta forma engañas a tu cuerpo y no se entera que tu bebe quiere o necesita mas leche. Es un círculo vicioso.


4. Usa crema de lanolina en los pezones desde el primer día.
Muchos especialistas de lactancia y enfermeras recomiendan usar el calostro o la misma leche de cada una, para las grietas y heridas pero es más efectiva la lanolina. Te cura mucho más rápido. Úsalo desde el primer día aunque no tengas heridas y intenta que los pezones no rocen con nada mejor es tenerlos al aire libre. Yo recomiendo la de marca Lansinoh, no le hace daño al bebe te la puedes echar y que lacte con la crema sin problema.

5. La cabeza es el peor enemigo de la lactancia.
No le metas mucha razón y teoría, eso de estar apuntando y tomando el tiempo que lactó y la hora solo te estresa. La lactancia la tienes que sentir, es más un tema de instinto e intuición. Dale a libre demanda, todo lo que pida, eso ayudará a la bajada de leche y además a que tu útero vuelva a su tamaño y tu cuerpo se acomode. No hay mejor estímulo que la succión de tu bebe.

6. A la gente le encanta comentar y opinar, haz oídos sordos.
Hay ciertos comentarios que no suman y hasta desmotivan. “Este bebe esta con hambre creo que tu leche no lo llena”, “¿Cuanto rato va a estar en la teta? ¿No le acabas de dar?”. No permites que los comentarios de otros te hagan sentir insegura sobre lo que estás haciendo, cada mamá sabe lo que su bebé necesita. Escucha a tu bebé y confía en ti, en tu instinto.

Cada uno tiene su propia historia y experiencia pero muchas veces por no saber que todas pasamos por lo mismo al principio, algunas se rinden. Tiran la toalla y dejan de dar de lactar cuando es una de las mejores cosas que podemos hacer por nuestros hijos. A mi me encantaba y lo disfruté full, es un momento de conexión lindo con mi bebe. Lejos de verlo con algo esclavizante, me parece además lo más practico! Sale a la temperatura perfecta, no tienes que lavar o esterilizar nada, ni cargar mil cosas extras cuando sales. Tú eres todo lo que tu bebe necesita, su fuente de amor, cariño y de alimentación. Espero que en algo las ayude y que no se pierdan tan linda experiencia.