¿TIENES UN PEQUEÑO MÚSICO EN CASA?


Si tienes un pequeño músico en casa o quisieras averiguarlo, este post escrito por mi talentoso

esposo te va a ser de mucha ayuda:


Hola ¿qué tal? Soy Francisco, esposo de Maricarmen y en esta nueva oportunidad quiero

compartir con ustedes un tema que me apasiona, y es la música. Pero en este caso, para nosotros

los padres, la música con relación a los niños. Primero compartiré un poco de mi experiencia y

también algunos consejos para que puedan fomentar y desarrollar el talento musical, tal vez un

talento escondido, que puedan tener sus hijos.


Desde que tengo uso de razón siempre hubo música sonando en mi casa, mi abuelo paterno era

amante de la música criolla y el tango, mi padre escuchaba toda la clase de música desde lo clásico

hasta Elvis y Santana, mi mamá escuchaba artistas latinos como José José y también Barbra

Streisand, mis hermanos escuchaban rock en todas sus formas y también folklore latinoamericano

y mi hermana también le gustaba artistas como Franco de Vita hasta Bruce Springsteen. Como

pueden ver desde pequeño mi vida estuvo llena de influencia musical.


Cuando tenía 6 años (más o menos) comenzó mi interés no solo por escuchar música sino también

tocarla. Recuerdo que mi hermano mayor tenía un amigo que tocaba guitarra y cuando venía a la

casa mi hermano ponía discos de los Beatles, él y su amigo tocaban y cantaban las canciones y eso

me llamó mucho la atención. Tanto fue así que cuando ellos salían y su amigo dejaba la guitarra,

recuerdo que sacaba la guitarra del estuche, ponía un disco de Los Beatles y pretendía tocar junto

con la música. Recuerdo que la guitarra era demasiado grande para mí y casi podía extender mi

brazo por encima del cuerpo de la guitarra para rasguear las cuerdas. Aunque no sabía tocar nada

pensaba que en verdad podía hacerlo. Nunca me voy a olvidar de esos momentos, fueron parte de

mi niñez y siempre los tengo presente, estos fueron los inicios de esta pasión por la música. Hoy

día pienso en cuanto hubiese querido que mis padres noten ese interés mío por tocar un

instrumento desde temprana edad.


Cuando tenía 13 años mis amigos tocaban guitarra y yo también quería aprender, así que mi papá

me matriculó en clases y fue cuando empecé a desarrollar mi habilidad para tocar. No fue fácil, la

guitarra y cualquier otro instrumento musical requieren mucha práctica y dedicación para poder

tocarlos bien. Tanto era mi afán por aprender que tocaba lo mismo una y otra vez hasta que un día

alguien me preguntó “¿no sabes tocar otra cosa?” Hasta hoy lo recuerdo como si fuera ayer pero

no me desanimé y seguí adelante. Pasaron los años, y mientras estaba en secundaria tomé cursos

de guitarra y lectura musical. Un día para el examen final mi profesor de música, el profe Levi, lo

recuerdo muy bien, nos pidió a un amigo y a mí que tocáramos una pieza y lo hicimos bien, no

recuerdo exactamente qué tocamos pero lo que más recuerdo de ese día fue cuanto le gustó al

profesor y lo mucho que nos felicitó, que inclusive llamó al profesor de banda para que nos

escuche. ¡Nunca lo voy a olvidar!


Pasó el tiempo y por cosas del destino, es a la edad de 33 años que decidí estudiar música en un

programa de 3 años en el cual aprendí mucho. Desarrollé más mi habilidad para tocar guitarra y

llevé cursos como entrenamiento auditivo, teoría musical, lectura musical, etc. Pero saben, aun no

dejo de aprender, aun no dejo de practicar y más que nada aun no dejo de escuchar música. En mi

vida he dejado muchas cosas como dejar de tomar licor, fumar, ver películas de terror jaja pero no

puede pasar UN DÍA sin que escuche música. Es mi pasión, está en mis venas, en mi mente y ahora

esa pasión se la estoy trasmitiendo a mi hijita Ana Paula. Ella, al igual que yo de niño, también está

expuesta a mis influencias musicales. Ella canta conmigo, canta sola cuando piensa que nadie la ve

jeje y también me ha manifestado interés en aprender a tocar piano, aunque desde chiquita

también ha mostrado interés por la guitarra.


Casi llegamos al final de este largo post pero antes quiero compartir algunos tips para que puedan

ayudar a sus hijos a descubrir tal vez ese talento musical escondido y a desarrollarlo. Son tips que

salen de mi experiencia de vida, no es necesariamente algo que van a encontrar en Google.


1.- Has que tu hijito o hijita escuche música desde muy temprana edad, no solo mientras esté en la

barriga de mamá. Yo aconsejo música clásica. Ahora venden estos CD’s de “Baby Bach”, etc. Pero

recomiendo que sea música clásica pura. Si van a escuchar a los maestros que sea la forma

original. También pueden escuchar otros géneros musicales pero que al escucharlos les traiga paz

y no ganas de “poguear” jaja. Nada de reggaetón, en mi opinión (y es mi opinión y creo que la de

todo músico) no es buena música para un niño.


2.- Observa si muestra interés por algún instrumento. Si tu pequeño tiene entre 1 a 2 años puedes

comprarle un xilófono o un tamborcito y ponle música para ver cómo reacciona. Si tiene de 3 a 5

años puedes comprarle una guitarra pequeña y ponerle un video de algún guitarrista en YouTube y

mira si le presta atención o empieza a rasguear las cuerdas por sí solo. En realidad esto lo puedes

hacer con cualquier otro instrumento pero la guitarra siempre ha sido el instrumento más común

y que muchos quieren tocar.


3.- Ok a estas alturas ya sabrás si tu hijo tiene una llamita de pasión por la música que late en su

pequeño corazón. ¿Ahora qué vas a hacer? Si tu hijo tiene entre 5 y 6 años trataría  de matricularlo

en clases de música para niños, con maestros que tengan experiencia en  la enseñanza de niños.

Esto es importante. No todos los profesores de música saben enseñar a niños.


4.- Aprender un instrumento NO es fácil y no sucede por arte de magia. Requiere tiempo y

paciencia. ¿Recuerdas aquellas cosas que mencioné y dije que nunca olvidaré? La primera fue

cuando tocaba la guitarra del amigo de mi hermano, la pregunta si no sabía tocar otra cosa y otra

fue las palabras de aliento de mi profesor de música. Padres, esto es lo más importante, las

PALABRAS tienen poder; poder para animar o desanimar. Nunca dejes de alentar y animar a tu

hijo. Escúchalo y presta atención cuando te quiera enseñar algo que ha aprendido porque sabes

que son momentos que nunca olvidará. Se quedarán con él o ella por el resto de sus vidas. Quién

sabe, tal vez en tu casa esté viviendo el próximo Juan Diego Torres, Steve Vai, Billy Joel o la

próxima Adele, Christina Aguilera o Whitney Houston.


5.- No lo fuerces a aprender. Si un día tu pequeño te dice que no quiere seguir, déjalo, de repente

no es lo suyo por ahora y se le hace muy difícil en esta etapa. Quién sabe de repente a los 12 o 13

años quiera retomar las clases.


Por último un consejo que se extiende a todas las áreas de la vida, no solo para lo musical.

Mientras estés en casa, no hay nada más importante que prestarles atención y escuchar a

nuestros hijos. El trabajo, el celular, Facebook, Twitter, Whatsapp y todo lo demás toman el último

lugar cuando se trata de tu familia. Tus hijos nunca lo van a olvidar.